miércoles, 29 de octubre de 2008

Fueyo Norhy



AUSENCIA



Cuando viajo me ausento de mi misma…

Traslado el alma a la ciudad

y la disperso en cada esquina,

como mi perro marcando el territorio.

Colonizo el cemento antes de que él me absorba

y me escupa en alguna alcantarilla.

Es posesiva la ciudad…aún en su indiferencia.



MENSAJE



Los faros espían la madrugada

guiñándose códigos encendidos

que se astillan en los cascos

y desconciertan a los trasnochados…

Sin ser marinero, descifro el mensaje

y callo el sentido…

¡Para que alarmar a los hombres!



GRAFFITI



Ortografías irregulares delinean el muro

confiesan amores y caprichos y despedidas.

Es un desdén impúdico que entinta

tu crédula piel adolescente.

Omitió el escriba que lo amaste sin cautela

y entonces tuvo miedo…

Se ató los cordones y partió.




EL ALMA


I

Esperó la hora de los pájaros y levantó vuelo

no sabía que las costumbres eran otras…

El viento le frenó las alas al doblar la esquina

y quedó suspendida en el aire como una partícula

de ingenuo polvo, liviano y pardo.

Los pájaros giraron brevemente y burlaron el soplo,

el alma renunció a la libertad… y en breve caída

se introdujo en el aburrido y metódico cuerpo.

Tendría que aguardar el momento final…



II



Aquel otoño llegó con cierto desgano

… a regañadientes…

El alma esperó la hora de los pájaros

en que el cielo enrojecía azorado de alas.

El cuerpo dibujó una puerta muda y gris

…a regañadientes…

Con dedos de niebla ella corrió el cerrojo

y se soltó con posesiva y torpe lentitud

…a regañadientes…

¿A dónde ir ahora…?



ENIGMAS



Descifraba enigmas sentado en el borde

del risco…

Pedía silencio al espacio y quietud al mar…

Cerraba los ojos

y simplemente caminaba interiores

hasta encontrar la respuesta.

No siempre la palabra estaba clara

ni era lo que buscaba

pero aceptaba la señal como un oráculo

y seguía persiguiendo su destino

sin saber cuál sería el momento…


NOCHE


Una nube clausura la luna

y alienta a los fantasmas

a sitiar la esquina preferida…

Aquella en que besaron las bocas

y ensayaron caricias.

Los ignoro al pasar…

Pero ellos rompen el farol,

y sus espíritus insinuantes,

trepados en el último árbol,

me tientan en la penumbra

con viejas canciones de amor.



Entonces alumbró la luna…

Y sentí una sutil decepción.




OSCUROS

(noche de Buenos Aires…)



Ateridos, arrebujados en el silencio y en la noche

raídas las ropas y los pies casi desnudos

alternan miradas ariscas y gestos vanos.

Parecen perdidos en sus propios espíritus

como discordes muñecos que ensayan danzas

en un escenario que dibujara el mito y el misterio.

La callejuela se descuelga en escaleras burdas

escapadas de una historieta de un barrio bajo

cargada de tinta china negra y borroneada.

El frío dibuja humos desde las bocas hacia lo alto

delirando una oración que nunca llega allá arriba….

Oscuros los mendigos…

ocultos en sus fantasmas y delirios…

o empecinadas realidades.



ANTES



Ya no amo la lluvia como antes…

cuando era pretexto

para acostarme a tu lado

…y buscar el vientre.



Ya no amo la lluvia como antes

en que corría a mojarme

los ojos y los labios y el alma

…para besarte mojada.



Espero el sol entre las hojas o las ramas,

me enredo en la luz que me regala

y busco el refugio de tus brazos

…en una soledad habitada.




SEQUÍA



Las garzas blancas se posan en los aljibes

y abren las alas en la espera.

Secos los aljibes,

sus médanos interiores estrujan raíces

como mechones de soga áspera y terca.

Sólo mordiscos de sed responden al grito

Y las garzas

consideran la respuesta y parten lentas

con las plumas invocando el agua….




Nohra L. Fueyo (Nohry): Nací en Puerto San Julián en....1941... ¿!y quéeeeee ...!? Aún estoy aquí... Trabajadora de la cultura desde hace más de 40 años. Narradora. Libros publicados: "De Unicornios y Gaviotas" Poemario. "Desde las Mareas" Poemario. "Aquí en invierno se detienen los relojes" Narrativa . Antología de relatos de la infancia en SANJU (compartida con 6 amigos de la niñez: Neri Suárez, Horacio Lafuente, Eduardo Juarez Allen, Rosalía Martín, Juan Pinós e Hilmar Paz). "Tramas ocultas" narrativa.2006. "Mar de Fondo" Poemario breve.2007. Carpeta de arte: "Vísperas" narrativa y viejas fotografías. 2008. Participante en diversas Antologías regionales. Sin editar: "Molinos quietos" . "Los cuentos de Felipe Viento" Literatura Infantil


Poetas Patagónicos que disfruto: Voy a "copiarme" de Sebastián y decir que espero seguir leyendo a todos estos jóvenes que están en la "Biblioteca" para dar una opinión, realmente muchos me sorprenden y fascinan... y los comienzo a descubrir ahora, como he descubierto a Aldo Novelli el año pasado. De los que conozco con anterioridad: Julio Leite, Mauricio Brunetti, Marina Pacheco, Carlos Besoaín, Anahí Lazzaroni, Liliana Campazzo. Y de mis "tiempos"... (Aunque a algunos no les guste que hablen de "gaviotas y vientos"...no siempre es así) el "Lobo" Peña, Florita R. Lofredo, Roberto Leydet, Adriana Aciar, Ginesa Ramos, Ana Elisa Medina,Cecilia Maldini, Cristina Nuñez, la prosa poética de Hugo Covaro... ¡Y ni hablar de los poetas chilenos de la región de Punta Arenas! ...Seguro varios nombres me quedaron "perdidos" en alguna neurona titilante de esas que vamos teniendo...

sábado, 25 de octubre de 2008

Tresguerres Sebastián




Título del semipoemario: "Cinco amables meadas létricas para Claudia Sastre"


1.

el estuario de frío surcado por los fríos orines del pueblo,
una gaviota vuela y extraño tus ojos,
Guanaco Eléctrico canta archivos comprimidos con tu música de voz.
dulce ternura! le pido a alguien
que traiga tus ojos en tus hojas
y me contesta “grjjjiiiiiiiiiiiiiiijj, grjiiiiiiiiiiiuuuuuujjj”,
Amo raro patagonia
casi muerto de frío y de cerveza,
casi fuera de esta mente.


2.

cuando la meseta esté podrida llena de ácidos con armadillos pululando bolsas de basura
y gaviotas deformes persiguiendo sardinas ciegas,
¡políticos gigantes cagando mierda radiactiva!, masticando niños que han matado con subsidios!
achicorias con los pétalos llagados.


3.

[hiéreme con las puntas de tus vellos decapitados.
[inyéctame con tus uñas con tus jeringas el amor de nunca,
el amor de nadie.


4.

veo ella en las mesetas de sodio,
en el odio de la estatua de bronce,
en la luz que lleva hielo al sol.


5.

fuego acuático en un mundo,
sube el corazón de hielo iluminando el anti-día.
triza semi-luna vaginal bajo tu pubis en invierno
la muerte es una diosa lésbica.
Lloran sodio tus pezones
transparencia de los vidrios,
danza en sangre la memoria de los perros subidos a los perros,
hígados y gónadas empiezan a apalear el amor de nuestros corazones:
torturemos tus vísceras huecas,
la puta que eres en la mitad de tu cuerpo.



---------------------------------------------------------------------------------------------
Biodatos:
Sebastián Tresguerres nació en Río Gallegos y aún no se murió.

Poetas patagónicos que prefiere: (esperaré a que avance más esta biblioteca para pensar mi ranking).
Poetas genéricos preferidos: Pablo de Rokha, Enrique Molina, Pessoa, Gamoneda, Anguita, Lezama Lima, O. Paz, Juarroz,
Sylvia Plath, Julio Cortázar, Jorge Boccanera, Gonzalo Rojas, Oscar Hahn, Chile gana a Argentina.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Zondek Verónica



Parte del poemario POR GRACIA DE HOMBRE (LOM Ediciones, 2008)

PROGRESO

Lo sé sin traición ni documento.
Esta es mi casa y ya no es.
Hierven los recuerdos de escalón en escalón
y altísimos hasta el piso 15 se pierden en la nada del cielo
gris ahora y no azul del no, ya recuerdo.
Tres peldaños con pisadas y barro en la entrada
una herradura quejumbrosa en un clavo de la puerta
y un aura que defiende el hálito familiar.
Sí, un piso cuadriculado en la cocina
un pulcro tablero y una Clorinda para el buen aseo
un pan que presto se amasa en la memoria
un horno que cuece la torta del barro infantil.
Sí, recuerdo la sombra alternada de los postigos
y el eterno recuento de líneas en desvelo
y las voces celestiales
y también las otras
esas
las que amonestan
las que invaden mi cabeza en reposo pretendido
y obligan la lectura a la luz de una linterna
para que Dios mediante no cunda el pánico.
Sí, una quejumbrosa escalera recibe mis zapatos colegiales
y destapa y ondea esa independencia de pelo en pecho.
Sí, una entonces bravucona y vociferante
una hinchada en llanto y risa y nervios de principiante
una colgada como todos en el ojo del tiempo propio.
Tantos y tantos días errantes en el desierto del hogar
concentrada en el decir aparte de los mayores
llenando el vacío que a ratos hincha
para luego hilvanar una historia en demasía propia
inteligible, por supuesto, en un otrora tan cuerdo
y ese armario con sorpresas en el pasillo
no otra cosa que un mar antañoso con su completo oleaje
encerrado bajo una y siete llaves de cancerbero
silencio y secreto pocas veces entreabierto
baúl de piratas y cueva de duende maldito
deseando la dolencia para violarle el sello
y las albas paredes de adobe
desnudas y sin cáscara en medio de las tembladeras
y los libros que derrumban sobre la cabeza
y la invasión de maestros componedores
y el polvo y el desorden y el silencio arrinconado
y la tremenda molestia del ajetreo.

Vanidad.
Vanidad de la materia que acoge el recuerdo
cual cofre silente entregado a la retroexcavadora.

Progreso
frío y bello como el hielo azul de los glaciares
que pudiendo apenas y con la venia de dónde la carretera
tampoco sabe ni pregunta
y toma la sartén por el mango y entierra bajo el trueno del hacer
el bellísimo pensar y encadenado al fuego
que una vez ya nos fue arrebatado.


FUEGO

Toda la carne un fuego.
Fuego el odio y fuego el amor.
Fuego en los hornos y caer en las mientes.
Fuego para el frío, Anguita
en el cocimiento brujeril de medianoche.
¿Cómo salvar del fuego Anguita?
¿Cómo tragar el dolor entre llamas azules
en la infernal hoguera de las Inquisiciones
o en la quema de libros con Torquemada
o en aquella última,
Anguita,
cuando incendiaron libros para sofocar revoluciones?
Y ¿qué de ese otro fuego tan perfecto
ese, el amarillo de Auschwitz,
rasgando carnes tan añejas y tan tiernas
o esas otras llamas
esas
las del católico crematorio en plena ciudad?
No fue por nada el cambio Anguita:
es que el alma y las monedas, dice el Papa que dicen los físicos
perviven entre las llamas y salvan
aunque tú no lo alcanzases a saber.
Y ¿qué del fuego rojo que calienta la olla común
o del fuego en los ojos de niños con sed
amuñados de tristeza en la costilla falta de terruño
refugiados en los siglos y a la espera de la espera
abandonados en tanto territorio enemigo?
O del fuego fogón sureño
mariscos todos retorciéndose en su jugo
ellos en su salsa, nosotros comiendo
y del fuego que quema la entraña
y del otro, Anguita
ese que persiste negro en la memoria
que como siempre supiste
aplasta y entorpece la vida
o esos otros
los fuegos artificiales que arden el cielo
o misma yo
quemando papeles propios para evitarte
o mi padre
que también ardió en fuego hasta el humo
marchando en huesal anodino
sobre las aguas habitadas y turbias.

¡Qué fuego ni que fuego!, Anguita.
¿Qué fuego es ese que me amaga?
¡Qué fuego Anguita, que no sofoco
ni el ardor
ni la rabia ...!


Del libro VAGIDO (Ultimo Reino, 1991)

Parto I


Tierra entreterrar quiero
para señal de filo fingir
en el pelaje que cubre tu pudicia
mi carne que transgrede
transgresora que arremete
y fornica.

Parturienta
transpiro tu vida
transcribo tu seña
a mi huella rúbrica.

Si el negro rocío de tu pluma
en mi cuerpo pesara.
Si del alma manara un río
maná mi lodo
atada mi carne en el vertedero
pútrido el deshecho
y brillante el terso metal
en mi sangre apuntara
un punto para ganar.

En trampa
mi grito al anca
mi vago
lejos
en tierra
mi barro aparte
mi niño.



XIX


En su nido
pía el pío
nace
la yo piadosa
la nida en la nada
la nada que me flota el crío
la cría mía
llora
llena la nada
me nombra
me quema la pestaña.

Tu aire todo para mi ojo
para entera verme tú
mi otro
sin la mía cumbre en tus cuatro pies
en la calle oscura
en todas partes

habiéndo
me.


XX


Para partirte niño
parto me doy
partiéndome
ahora
tuya
encuerpado otro
sangrándome mi mí
parto
parto partida
para partir parir descalza
como empezando.

Me engajo entera
y no me siento tiento
tentándome al desgajo continuo
que voy dejándome
en el camino.

Verónica Zondek nació en Santiago de Chile en 1953. Reside en la ciudad de Valdivia. Poeta, traductora y gestora cultural. Licenciada en Historia del Arte en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Forma parte del comité editorial de LOM Ediciones y de algunas revistas en Chile y el extranjero. Es Asesora externa del Dpto. de Coordinación de Extensión de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral de Chile. Ha participado en numerosos encuentros literarios, tanto en el país como en el extranjero y ha sido co-organizadora de muchos. El último es el reciente Coloquio Internacional Escrituras de la Traducción Hispánica realizado en La Universidad Austral de Valdivia. Ha formado parte del jurado de concursos como los del Consejo del Libro, Fondart, Chilectra y Santibán y ha obtenido dos veces la beca que otorga el Fondo del Libro para escribir. El 2007 recibió la beca Fondart para realizar el proyecto La Raiz del Viento en la Patagonia. Ha sido publicada en antologías de poesía y en revistas de literatura tanto nacionales como extranjeras. Sus libros publicados son:

POR GRACIA DE HOMBRE (poesía) – LOM Ediciones, Santiago, 2008
EL OJO ATRAVESADO II - Gabriela Mistral entre los uruguayos
(incluye CD con las conferencias que Mistral dictó en Montevideo el año 1938), Edición. selección, notas y comentarios Verónica Zondek y Silvia Guerra, LOM, Stgo., 2007
EL OJO ATREVESADO - correspondencia entre Gabriela Mistral y
los escritores uruguayos (epistolario), edición, selección, notas y
comentarios de Verónica Zondek y Silvia Guerra, LOM, Stgo., 2005
EL LIBRO DE LOS VALLES (poesía) Editorial LOM, Santiago., 2003
LA MISION DE KATALIA (cuento infantil) Editorial Faro de Luz,
Santiago,2002
ENTRE LAGARTAS (poesía), Editorial LOM, Santiago., 1999
MEMBRANZA (poesía, recopilación obra publicada), Co-edición Editorial Cordillera, Canadá y Editorial Cuarto Propio, Santiago., 1995.
POEMAS (traducción poemas de Derek Walkott), Plaquette, Ediciones Bajo el Volcán, Santiago, 1994.
PEREGRINA DE MI (Poesía) Editorial Cuarto Propio, Santiago, 1993
VAGIDO (Poesía), Ediciones Embalaje, Museo Rayo, Roldanillo, Colombia, 1990 y Editorial Ultimo Reino, Buenos Aires, 1991
CARTAS AL AZAR (muestra de poesía chilena), hecho en colaboración con María Teresa Adriasola, Ediciones Ergo Sum, Santiago, 1989
EL HUESO DE LA MEMORIA, (poesía), Editorial Ultimo Reino, Buenos
Aires, 1988 y 1995
LA SOMBRA TRAS EL MURO, (poesía), Ediciones Manieristas, Santiago, 1985. Ha sido traducido al inglés.
ENTRECIELO Y ENTRELINEA, (poesía), Ediciones Minga, Santiago, 1984

los poetas del sur que siente que no han sido nombrados y que me parece que tienen una obra que debe leerse son: Adriana Pinda, Clemente Riedeman, Maha Vial, Ricardo Mendoza, Jaime Huenún, Damsi Figueroa, Yanko Gonzalez

martes, 21 de octubre de 2008

Oyarzún Díaz Pavel



Bienvenida La Poesía Del Futuro

Bienvenida sea la poesía del futuro.
Esa poesía que reventará como una flor
en plena calle,
o como un cadáver después de varios días.
Bienvenida sea la poesía colgada de las nubes
y de los edificios.
La que soltará en este mundo su alma
de bestia carroñera.
La que olfateará a la muerte desde lejos.
La que llegará delgada y tenue
como las primeras lluvias del otoño,
y suave como los tejidos de las vísceras.
Bienvenido sea su ritmo de agua en caída libre,
o su sonido de artefacto eléctrico.
Pronto estará entre nosotros,
bendiciendo el acto sexual entre la especie,
o comiéndole los ojos a los muertos.
Hasta aquí llegará con su espíritu redentor
funcionando,
o con su instinto homicida adiestrado y carnívoro
como el que empuñan las tropas de asalto.
Bienvenida sea la poesía del futuro.
Bienvenidos sean sus actos de magia.
Sus contorsiones acrobáticas.
Sus caricias y besos de película.
Sus espectaculares suicidios
archivados en las páginas rojas de los periódicos.
Aquí, y en ninguna otra parte,
establecerá su reino,
su hacienda,
su recinto milagrero abierto al público
La verán caminar sobre las aguas.
La verán dormir en los parques.
La verán en las noches de luna
como suspendida de aquella luz fantástica.
La verán aullando y con espasmos,
tirada en el suelo.
Podrán verla haciendo latir las memorias,
o en cada herida cortante
que dejará el paso del olvido sobre los rostros.
Bienvenida sea, por fin, la poesía del futuro.
Ábranles las puertas y las ventanas,
las arterias,
los huesos,
los ojos,
y prepárense para lo que pueda ocurrir,
porque vendrá de todos modos,
así sea para velar por la paz de sus almas,
o bien,
para levantarles la tapa de los sesos.


Regreso Al Bar

En memoria de Rolando Cárdenas


Regresar al bar como a un vientre,
y a la primera tibieza que nos recibió
y que alguna vez, seguramente, nos pareció eterna.
Regresar al bar porque todos los caminos
conducen a él,
y porque entre esas cuatro paredes
hay más redención y misericordia
que en trescientas iglesias juntas.
Estar entre sus habitantes otra vez,
sentados a la mesa de siempre,
bebiendo el vino lentísimo
que nos deparó el tiempo.
Regresar por las palabras y la memoria
y por la propia sombra que allí dejamos
entibiándose,
tras el alto muro de la noche.
Regresar como de costumbre,
y a la misma hora.
Entrar al bar,
de corbata, bien peinados,
y después de muertos.



Rimbaud

No hay descanso para el insigne en la búsqueda frenética:
el oro del Sol.

Arden las arenas de África al paso de este hombre.
Fe y blasfemia al mismo tiempo,
y casi no hay tiempo,
ni agua,
ni piernas para la marcha ( la pierna derecha en ruinas:
espantad las moscas;
el zumbido de la muerte).
Dios se ahoga en su boca: escupe sangre.

No hay descanso. Va tras el oro del Sol,
para apagar su sed de luz,
poseído por la santa fiebre,
bajo terribles dolores,
alucinado

- El horizonte que le divide los ojos en dos hemisferios
es una marca de nacimiento-

No hay paz para su alma, con los pies en la tierra,
o arrojado al piélago que llama desde lejos,
en los arrecifes - voz hundida de arenales -
acantilados,
piedras y ultratumba.

Partir es delirio; llegar es abismo.
Dos caras de la moneda. De todas las monedas del aire
- oxígeno arduo para el que avanza en el yermo-

No hay destino digno, y por lo tanto verídico
sobre la faz del día.

No hay dónde quedarse en este mundo
sin entregar el corazón a la parálisis.


Sólo queda el camino,
caminar.

Quietud es lepra.

La ruta de este hombre es temible.
Es trabajo de bestias en la cantera del tiempo.
Es guerra a cuchillo con el presente.

Entonces,
movimiento perpetuo.
La marcha y el insomnio.
Arder en la realidad del cielo.

- Emprendió viaje en dirección del Sol, como Icaro,
pero no ha caído-

Negación Del Sur

Días inquietantes le esperan a esta
poesía mía
Días del instinto abierto hacia el vacío
y las ferocidades.
Días de la estampida enceguecida,
y del desbande del pánico.
Días de cataclismos y desbarajustes totales
entre el humus y la bruma.
Ya no podré, yo, poeta del sur,
desplazar la serenidad de mi alma
bajo este cielo,
y andar diseminado
en esta lluvia sureña,
parpadeando lentamente,
y con un canto silvestre en la sangre
que capture a las hojas de los árboles
en pleno aire,
antes que toquen el suelo del otoño
que las arroja y las recibe
en la humedad ondulante de la hierba
No podrá esta poesía mía
andar con tranco de bestia mansa,
sureñamente mansa
Días inquietantes se asoman en la lontananza,
pero ahora sí que de verdad.
El Sur será negado tres veces
y cien veces más.
No más Sur para los ojos.
No más Sur para la lengua.
No más Sur para huesos y sangre juntos.
No más Sur en ninguna parte.
Esta posía mía tendrá que
perder la inocencia
de los inocentes parajes
que serán borrados del mapa.
Tendrá que ocultar su clorofila
y su oxígeno.
Ocultar su alma zoológica
por donde se mueve y respira
la fauna
que caerá en la trampa,
o que será alcanzada
por la onda expansiva
del estruendo
revienta órganos,
revienta ojos,
revienta tímpanos,
revienta alas
de los árboles derribados para siempre.
Está escrito que esta poesía mía
será pieza de caza menor,
en el Sur que será negado
tres veces
y un millón de veces más.
Las celadas estarán tendidas a su paso,
por toda la zona
en la que se mueve.
A ras del suelo húmedo
estarán abiertas como fauces,
mimetizadas las quiebra versos:
esperando la caída
de la también bestia acechada,
del también ejemplar manso
hasta la médula de su canto,
para que se pose en ella
y se active el macanismo
que le hará estallar las imágenes
y la sangre,
y se produzca el alarido espeluznante
en la garganta de la doliente
Está escrito que habrán
más y más detonaciones.
Más y más acero entrando
en la carne blanda.
Y más ruido de motores impactando
floresta adentro.
Y más fotografías aéreas y rincones
descubiertos a la tormenta eléctrica.
Y más descenso definitivo del metal
en punta,
corteza abajo.
Y más combustibles de toda icineración.
Y más dentelladas al aire y máquinas,
y más compuestos químicos,
y reacciones en cadena.
Y más fuego todopoderoso y todomortuorio.
Y más muerte de un solo golpe,
en éste, ya nunca jamás,
prometido paraíso.
Está escrito
que esta poesía sureña
ya no podrá
andar con tranco de bestia mansa,
sino que,
instinto homicida abierto
de par en par;
ojo abierto de par en par, la centinela;
oculta en el más lejano promontorio,
en medio de la hecatombe;
dispuesta a todo, la acorralada,
y ya nunca más, la tendida plácidamente
sobre la hierba,
sino más bien…,
poesía atenta,
poesía de la pupila dilatada,
poesía desesperada,
sigilosa,
carnicera.
Está escrito que esta poesía mía
dará golpes de plena sangre en los versos,
y así sea
su lírica latente,
y así sea
su pulso recóndito
soltado al viento de la llanura,
bajo este cielo del Sur
incrustado de agonías y desamparos,
que no dejarán de arder allá arriba.



Los pasos ciegos

En memoria de César Vallejo.

Caminar con pena durante horas,
tragando mucho aire envilecido y doliente
al mismo tiempo.

Caminar con rumbo ciego.

Caminar y caminar durante horas enteras,
con una pena de médula y de osamenta.
Dar miles de pasos tristes en el paseo.
Caminar por inercia.
Caminar en círculos.
Caminar en línea recta.
Volver sobre los pasos.

Salir a las bocacalles.
Entrar a los bandejones.
Detenerse en las esquinas.
Girar sobre los talones entristecidos.
Seguir la marcha hasta el cansancio.

Caminar para matar el tiempo del llanto.
Caminar ensombrecido hasta los huesos.
Caminar de rumiante y de siniestro.
Caminar de luto y de asesino.

Caminar,
Caminar con pena durante horas,
en solitario,
sin Dios ni ley.



Pavel Oyarzún nació en Punta Arenas el 3 de febrero de 1963. Autor de "La cacería" (1989); "La jauría desquiciada" (1993); "La luna no tiene luz propia" (1994); "Antología insurgente, la nueva poesía magallánica" (1998); "Patagonia, la memoria y el viento" (1999); "In memoriam" (2002); "El paso del diablo" (2004).
 

lunes, 20 de octubre de 2008

Goijman Roberto



El país de Pedro
(Del libro “Días de fuego”, 2008)



III – Los dioses acompañan


Como será este sonar de vidrios abiertos
de mares de olas rompientes
extremos de cualquier nostalgia.
Como plásticos inservibles al viento se retuercen
como sapos saltan como anzuelos agarran
mientras todos se sacuden el llanto de la otra vida
la alfombra bordeada en crepúsculos.
Sinceras gotas que acalambran la lluvia de los truenos.
Uno sigue estando en una cáscara de nuez
no sólo los barquitos de la conquista
se arman y dibujan con ellos
no sólo de papel se hacen pequeños barquitos
que navegan al costado de los cordones de la vereda
en los días de lluvia.
Un barco es un sin sabor debajo de cualquier tormenta.
En los pesqueros hablan sin temor al Caleuche
del paso sin regreso de una vida a la otra.
Habría que poner más barandas, agarrarse de este puente
hilo sostén entre agujas de acupuntura.
Sin embargo
la aspereza de la garganta desierta acompaña
y la otra, la terrible mano derecha las delimita
(la mano izquierda no responde).
Es un viaje, movimiento de estallido incompleto
de corazón envuelto entre tinieblas.


VIII – Paráfrasis celular

El Río de La Plata unifica dos costas, las mismas
que el vapor De la Carrera.
Siempre uno miraba la luna, todavía Patagonia no existía
ella no correspondía y sus lagos eran remotos
y los galeses aislados cantaban sus himnos y leían sus poemas.
Golda Meir hablaba del jardín del Edén
eran tiempos en que los hombres creían en los dioses
del Olimpo y alumbraban con estiércol los faroles de la noche
y los caminos se llenaban de luces malas.
Quién cruzara el cementerio moriría en su intento.
No hay fantasma que se atreva al de los muertos.
Y ahí, vos, siempre hablando de repiquetear al tiempo.
Pero ahora, a décimas de segundo del alicaído instante
me pregunto nuevamente, uno hace su vida
uno arma los años de la constancia, del crecimiento huesal
de la pelvis inmadura antes que trabe la altura
la misma que mirará atrás cuando se angosten los dedos.



XI – En busca del pasado


Guarda con los pinches, hay avispas zumbando.
Debajo está el verde y algo se mueve
en pequeñas piedras blancas cortadas
pedregullo al paso.
Descalzos van tus pies que aprietan la base
pellizcan la sonoridad de unos azulejos
el amarillo circunscrito del miedo.
¿Donde estás Josué?
¡Oh Natán!
Alguien sabe de las «diez» tribus andantes.
¡Oh Jonás!
Por donde caminan los libros
los vientos sortean palmeras y coros
atrás las telas envolviendo lo fresco, pero mira tus pies
mira como sangran.
La piel se abre del útero y en temblor se sostiene.
Ella se aferra con las manos atadas y muerde muy fuerte.
Estremece el brillo del filo, nace de par a la muerte.



XIII – Crujido en el mar Negro

Uno en vida puede desdeñar los contornos
procrear gaviotas húmedas en vuelo.
Sólo es Papa aquél que domina la intemperie
y el corazón del Potemkin naufragando en Octubre.
Los alrededores no mezclan la sangre de la cubierta
con la grasa y el aceite de los desvalijados de Odessa
manchados en su blanco
sobre el crujido asueto del mar Negro cerca de Constantza.

No es cierto que la vizcacha haga posible su pozo y entierro.
No, no es cierto que mis yemas salpiquen lo que no deben
sólo orientan lenguas confundidas en su hablar.
Ahora si me pellizco, me muerdo la nostalgia y las uñas
una hija se muerde los dedos, la otra
los nonatos pies de los posibles venideros.

Hasta siempre acostumbro a decir. Hasta siempre
generalmente.

XVI – La tozudez es áspera

No hay identidad sujeta a dos palos con marca de caída.
Ahí viene el movimiento terrenal afirmando la palabra.
Tres con una sola botella de agua
cuatro y la botella de agua sostiene el ritmo a ocho pasos.
Pasan y en suma
debajo de cualquier hecho se pierde el cadáver y la cruz.
El caballo herido de costado a su carga
y vos viendo el número que abastece
la constelación.

Los ojos arden
pesan de tanto en tanto
la tozudez es áspera como lengua de gato.
Uno maldice detrás del cloroformo
como mancha el cuerpo embalsamado
sólo sirven los hacedores
los cueros blancos tirados al pie del callejón.

La voz se cuela donde se acumulan los pesares
en la huella se afirma antes del sonido.
Sinceramente
las palabras calan al tiempo
lo que el tiempo cala a las palabras.
Punto y coma en la escritura, sólo falta poner el acento.

Los pesares descansan en la nieve.
Que descansen los cuerpos en la cumbre.
Siempre.



Roberto Goijman

Nació en la ciudad de Buenos Aires. Poeta, periodista cultural, editor, antólogo, compilador, organizador y coordinador de Talleres y Encuentros Literarios.
Dirige el sello Ediciones Patagonia y es director de la revista literaria Patagonia / Poesía -La yema del cráneo y el ojo-.
En el 2005, junto a Juano Villafañe, coordinó el llamamiento de los intelectuales, artistas y escritores argentinos contra la visita de Bush a Buenos Aires.
Disertó en destacados eventos y universidades de Argentina, Chile y México sobre Poesía, estética e ideología; Patagonia, poesía e identidad; Del Genocidio y la Patagonia trágica a Luis Franco; Sobre la problemática de las letras patagónicas; Patagonia - la generación poética de los 90; 1956/ 2006 - Cincuenta años en la Poesía Social Argentina.
Ensayos: La generación poética de los `60; El poeta Luis Franco.
Compilaciones: Poesía Social Argentina: País de Vientre Abierto (2005); Legado de Poetas, - junto con Diego Mare (2006); Poetas & Putas, con selección fotos de época (2008).
Plaquetas: Cuando el tatuaje les marco el alma (1998), Metzica; novena sinfonía (2008)
Libros: La vereda rota (1996). / Humo Petrificado (2000). / Hospital Fernández y otros acontecimientos (2002). / Un vapor que navega (2004). / Historias al pie de una casa (2005). / Sobre flacas y de flacos (2006). / A cuenta de futuras deudas (2006). / Días de fuego –El país de Pedro– en conjunto con V. Zito Lema, Martha Goldin y Elena Cabreras (2008).



Poetas: Debrik Ancudovich, Washington Berón, Julio (Mochi) Leite, Pavel Oyarzún (Pta Arenas), Juan Carlos Moisés, Mauricio Robles, Soledad Davies y hay más.
Recomiendo a: Manuel Del Cabral, (Santo Domingo, 1907-1999); Luis Franco (Argentina, 1898-1988), dos grandes de la literatura universal

domingo, 19 de octubre de 2008

Nuñez Cristina



CONSECUENCIA

Alguien vino a mí y me dijo:

Katherine Mansfield





Alguien vino a mí y me dijo:

“El viento no perdona. Nadie lo llamó, se presentó e hizo estragos.

El árbol, que antes estaba erguido, en estos momentos parece como si el tiempo se hubiera apoderado de sus raíces y lo mueve doblándolo hacia el este.

Las rosas, ayer bellas, con un esplendor rojo, hoy lloran con pétalos huérfanos regando la hierba en alfombra inesperada.

El jardín no es el mismo. Mi visión no es la misma.

Amo el viento y amo las rosas.

A través de mi venta y con la taza de té en mis manos, las lágrimas no se detienen.

El amor es raíz, es verde y es rojo.

La vida lo tiñe y lo destiñe.

El hombre es sólo un espectador.”

(Inédito)


CONTRAESTACION



Se desnuda el animal.

Cuando nace el vellón,

la artesana se consagra

ante la vida,

el huso gira y gira.

Tejo y destejo

en forma horizontal

punto por punto

de la madeja virgen.

Entre mis manos,

el calor de la tierra

trepida,

el ovillo

me circunda,

rueda a mis pies,

la lana envuelve

mis piernas,

el frío desaparece

ante mi vista fija

en un horizonte blanco.

Las agujas se entrecruzan

crean la trama,

el dibujo:

la maravilla.

Afuera la geografía se cristaliza.

El círculo vuelve a formarse.


(de Mientras la Nieve Sucede - 2008)


A SOLAS

Velé los sueños de la gran urbe.

La irrealidad se instaló en

mis oídos asombrados por un

silencio presente.

Duendes extraños partían hacia

otras esferas.

El corazón se inflama de

tanta noche palpitada…

El cielo se viene acercando.

Vuelan palomas…


(de Mientras la Nieve Sucede - 2008)


IMAGEN



El vacío en su hondura

aspira el alma,

la evapora.



La búsqueda persiste

en el día

y por las noches.



Asirme a la nada

en el aire,

en tu aroma último



imaginando rescatar

tu estela

un rastro

una señal.



(Inédito)


Mis gustos literarios: Alejandra Pizarnik, Laura Edith Clausen, Patricia Jiménez, Hugo Mujica, Alfia Arredondo, Daniel Laneri, y muchos más, lógicamente.
Cristina Núñez

Nací en Capital Federal, y cuando cumplí los siete años mis padres se trasladaron a Río Gallegos, ciudad que hoy, es el lugar que elijo para vivir.
Algunos de mis escritos integran diferentes antologías impresas y grabaciones en CD de ediciones nacionales e internacionales.
- 1º Premio Rubro Poesía. Certamen Literario “De Quienes Aún Creen...” Suplemento Joven La D-Menta. Diario La Opinión Austral. 08/09/2000.
- Mención de Honor 7º Concurso Nacional de Poesía y Cuento “Río de la Plata 2001” Ediciones Baobab. Auspiciado por la Secretaría de Cultura de la Nación. Res. 602/01. Género Poesía. Noviembre 2001. Buenos Aires.
- Mención de Honor 7º Concurso Nacional de Poesía y Cuento “Río de la Plata 2001” Ediciones Baobab. Auspiciado por la Secretaría de Cultura de la Nación. Res. 602/01. Género Cuento. Noviembre 2001 Buenos Aires.
- Mención de Honor 3º Concurso Nacional de Poesía y Cuento “Barrio y Romántica 2002” Ediciones Baobab. Junio 2002- Buenos Aires.
- 1º Premio Concurso “Palabras Ilustradas” Organizado por Suplemento Joven La D-Menta. Diario La Opinión Austral. Diciembre 2002.
- 3º Premio Género Poesía. 2º Certamen Literario “Historias en la Patagonia”. Organizado por el Grupo Procultura de El Calafate, Dirección de Cultura de la Provincia de Santa Cruz y Dirección de Cultura de la Municipalidad de El Calafate. Septiembre 2003.
- 5º Premio Género Narrativa. II Concurso Internacional de Poesía y Narrativa en CD 2003. Instituto Cultural Latinoamericano. Junín. Provincia de Buenos Aires.
- Mención de Honor. Género Poesía. II Concurso Internacional de Poesía y Narrativa en CD 2003. Instituto Cultural Latinoamericano. Junín. Provincia de Buenos Aires.
- Finalista Antología Rayo de Esperanza. Centro Poético. Madrid. España.
- 2° Premio Adquisición en el 19°Salón del Poema Ilustrado de la Municipalidad de Perito Moreno, Pcia. Santa Cruz con la obra "Masticando Piedras".
- Mención Mejor Poema del 19°Salón del Poema Ilustrado de la Municipalidad de Perito Moreno, Pcia. Santa Cruz" con el título "Rosa y Ocre"
- Primer Premio, año 2007 del Programa Mi Primer Libro que otorga la Municipalidad de Río Gallegos con la obra "Mientras la Nieve Sucede".
Co-fundadora del Grupo Literario "Letras del Viento" de Río Gallegos.

viernes, 17 de octubre de 2008

Peluffo Luisa




Julito, para los números, era un genio. Igual que para el tango. Yo aprendí a seguirlo, sobre todo en la milonga que me gusta más. Cuando bailábamos se juntaban alrededor para mirarnos.
Por esa época dejé Bellas Artes. María Teresa intentó convencerme de que siguiera pero no hubo caso. Materias como Visión y Geometría me resultaban incomprensibles y mis ejercicios de pintura, deplorables.
Mamá hizo ampliar la cocina y empecé a ayudarla con los servicios de lunch. Nos estrenamos con el casamiento de una parienta y al poco tiempo llovieron los encargos. Cocinaba y sufría, porque me veía todas las telenovelas y vendíamos bandejas y bandejas de bocadillos regados con mis lágrimas.
Necesitaba esa plata; con Julito estábamos comprando un departamento y había que pagar las cuotas. Tampoco me importaba quedarme en casa los fines de semana, total Julito también prefería estudiar a salir.
- Así nos casamos antes - me decía por teléfono. Porque nos la pasábamos hablando por teléfono esos fines de semana. Así estuvimos como dos años y cuando le faltaban unas materias para recibirse de contador nos comprometimos y me regaló un brillante que había pertenecido a su mamá.
Yo me sentía feliz, ya estábamos terminando de pagar el departamento. Mejor dicho, lo estaba terminando de pagar Julito porque yo, toda la plata que ganaba se la daba a él. Y él, que era un genio para los números, cancelaba las cuotas.
- Lo que sobra va a la caja de ahorro - me decía, porque también se le ocurrió lo de la caja de ahorro.
Al año y medio llegó el gran día. El día en que después de cancelar la última cuota, Julito me vendría a buscar para tomar posesión de nuestro futuro hogar.
Tuve que recordárselo. Los hombres son así, aunque él se ocupaba de todo no se había dado cuenta de que ya habíamos llegado a la última cuota. Yo sí, porque como los presos, las iba tachando en el almanaque.
Nos citamos en la París, no lo olvidaré nunca; me tomé cinco tazas de té y me comí un plato entero de masas. Pero Julito no apareció.
Volví a casa preocupada. Tenía que haberle pasado algo. Llamé a lo de la abuela, pero la sorda no contestaba. Insistí, llamé a sus amigos. Nadie lo había visto.
Al día siguiente, en la oficina, me dijeron que Julito ya no trabajaba allí. Nadie sabía nada de él, era como si se lo hubiera tragado la tierra.
Fui al banco. Nuestro departamento no existía, ni la caja de ahorro. A la primera a quien me animé a contarle todo fue a María Teresa. A ella no le sorprendió lo que me pasaba, no le caía bien Julito y ni siquiera me consoló:
- Siempre me pareció raro que se enganchara con vos - fue su comentario.
Pasó un mes y Julito seguía sin dar señales de vida. En Córdoba había estallado una revuelta y mamá se esperanzó creyendo que terminaba la dictadura. Pero el Cordobazo terminó con Onganía, no con los militares.
Empecé a salir, con desgano, con otros muchachos, pero ninguno era como Julito.
Cuando Estercita se enteró no pudo ocultar su satisfacción.
- Claro que ninguno es como él - me decía - sinvergüenzas como ése no abundan.
Porque a partir de ese momento Julito pasó a ser "ese sinvergüenza" para ella, y agregaba:
- ¿Sabías que volvió con la otra ? Se fueron a vivir al Uruguay.
Me quedé muda.
- Se fueron con tu plata, Inés - puntualizó – y el chico es de él, lo sé de muy buena fuente.
- Todavía me queda el anillo de compromiso - le contesté.
Pero no me animaba a vender el anillo. Me daba no sé qué. Entonces decidí empeñarlo.
En el Banco Municipal, un empleado me hizo pasar a una oficina y yo, sintiéndome una ladrona, coloqué con unción el brillante que había pertenecido a la madre de Julito sobre la bandeja de terciopelo azul que me tendió.
- Es bueno - le dije - y debe valer bastante.
El empleado me miró con expresión melancólica. Después se puso un lente raro en un ojo, tomó el anillo y lo observó a través de ese adminículo. Al rato dijo:
Es una fantasía. Fina, pero fantasía al fin.

(…)
A fin de mes Julito vino a buscarnos pero yo me negué a volver.
- Tenemos que hablar.
- Aquí no - me contestó.
Le propuse ir a un café pero ya en el auto enfiló para lo de su abuela.
- No me gusta ventilar nuestros asuntos en público - dijo mientras abría la puerta. Ahí mismo intentó abrazarme. Yo forcejée y él me retuvo:
- Dejate de joder, carajo - me dijo.
Pero yo le largué todo de golpe: que lo había visto, que estaba harta y que me quedaba en casa de mi madre.
- Mirá Inés, yo te quiero pero no voy a cambiar. Asi que dejate de joder, esto es como el tango, acordate: es el hombre el que manda, si no me quitás la libertad.
- Odio el tango.
- Mirá que te puedo sacar los chicos - amenazó - vos has hecho abandono del hogar.
- Vos hiciste abandono mucho antes - le contesté.
- Legalmente, lo que cuenta es que vos te fuiste llevándote a mis hijos.
- Podés venir a verlos cuando quieras y llevarlos a tu casa, eso lo podemos arreglar, pero vivir juntos no.
- ¿Por qué?
- Porque es una mentira ¿o no te das cuenta?
Entonces me agarró del pelo y me tiró la cabeza para atrás.
- Aquí la única que miente sos vos - me escupió al oído - pero a mí no me engrupís putita, vos tenés un tipo - y me arrastró al dormitorio y cerró la puerta de una patada - decime quién es que le rompo el alma...
Me solté y corrí hasta la puerta, pero me alcanzó y me dio un golpe en la cara. Después me tiró en la cama y se acomodó sobre mí. Se excitó cada vez más ante mi resistencia. Me retorció un brazo y yo empecé a gritar, sentía el labio partido y sangre en la nariz. Entonces me tapó la boca con una mano y terminó de usarme.


(…)


María Teresa y Gonzalo iban todos los veranos al sur de Chile; él dibujaba, ella pintaba: idílico. Pero el idilio se había terminado.
- ¿No querés venir conmigo a Chiloé? - me preguntó una tarde en que las dos lagrimeábamos deprimidas - nos vendría muy bien un poco de aire de mar y podés dejar los chicos con tu madre – resolvió de pronto, sonándose la nariz.
Me la quedé mirando; la idea no era mala. Esos últimos días tenía la sensación de que un auto me seguía; capaz que Julito quería controlarme. Pero no, no estaba segura, a lo mejor era pura paranoia. De todas maneras yo estaba dispuesta a irme a cualquier parte, además Chiloé es una isla y después de haberme criado en el Tigre siempre he sentido que tengo un karma con las islas.
María Teresa arremetió entusiasmada:
- Podemos parar en la hostería de Eduardo y Zoe.
Los había conocido en uno de esos veranos idílicos y se había hecho muy amiga.
- Zoe pinta - me contó - recién empieza pero tiene mucho talento, y Eduardo es arquitecto. Tenemos que ir ahora, porque a fin de año se van de Chile. Además consulté el I Ching.
María Teresa siempre consultaba el I Ching.
- ¿Y?
- Salió el hexagrama “agua sobre agua”; tenemos que ir.
Emprendimos viaje una madrugada en el citroen destartalado de María Teresa. Pero a la tardecita, después de pasar un letrero despintado en la ruta desértica, claudicamos. Más bien claudicó el auto. Con el último envión en punto muerto consintió en dejarse arrimar a un caserío perdido en medio de la nada.
Una de las casas tenía aspecto vagamente civilizado. Me bajé del auto y entré; era un bar con piso de tierra y cancha de bochas. Algunos paisanos jugaban bajo la luz fluorescente. Detrás del mostrador había un tipo con pinta de dueño; le pregunté si todavía faltaba mucho para Chelforó.
- Esto es Chelforó - me dijo ofendido.
- ¿Dónde podemos conseguir un mecánico?
- Mecánico no, pero aquí al lado hay una gomería y el pibe algo entiende.
Fuimos a buscar al gomero que abrió el capó, se sumergió adentro y empezó a desarmar. No teníamos idea qué desarmaba, pero él a cada rato se asomaba y nos sonreía, como para tranquilizarnos.
- Estoy probando - nos decía contentísimo, como chico con juguete nuevo. Anocheció y él seguía desarmando.
- ¿No te encanta? - dijo María Teresa - es amoroso.
Miré el motor que ya se acumulaba en infinidad de minúsculas piezas sobre el guardabarro izquierdo. No quería ponerla nerviosa, después de todo era su auto.
Y ella algo adivinó, porque me dijo:
- Andá al bar, así te distraés un poco.
Obedecí y me acodé melancólicamente en el mostrador, resignada a pasar el resto de mis días jugando a las bochas en Chelforó. Por el vidrio sucio de una ventana se filtraba el último resplandor del desierto.

De la novela inédita Nadie baila el tango



Luisa Peluffo nació en Buenos Aires. Se radicó en San Carlos de Bariloche, en 1977. En 1988 obtuvo la beca Creación en Narrativa otorgada por el Fondo Nacional de las Artes.

Obra editada: 2005: Me voy a vivir al sur (Manual de instrucciones) Editorial De los cuatro vientos, Bs. As. 2001: Un color inexistente (poemas) Ediciones Torremozas, Madrid. 1993: La doble vida (novela) Editorial Atlántida, Bs. As. 1991: La otra orilla (poemas) Ediciones Último Reino, Bs. As. 1989: Todo eso oyes (novela) Emecé Ediciones, Bs. As. 1989: Conspiraciones (cuentos) Coedición Eudeba/ Fondo Editorial Rionegrino, Viedma, Río Negro. 1983: Materia de revelaciones (poemas) Ediciones Botella al Mar, Bs. As. 1976: Materia Viva (poemas) Editorial Schapire, Bs. As.

Su obra mereció las siguientes distinciones: 2007: Premio Único a Novela Inédita en el Concurso bienal de Literatura del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por la novela Nadie baila el tango. 2006: 3º Premio del Instituto Nacional del Teatro a la obra Si canta un gallo. 2001: Premio "Carmen Conde" de Poesía, en España, por el libro Un color inexistente. 1999: 1º Premio a la Producción Literaria de la Secretaría de Cultura de la Nación (Región Patagónica) por la novela La doble vida. 1989: Premio Emecé 88/89 por la novela Todo eso oyes. 1988: Primer Premio Fondo Nacional de las Artes, por el libro de poemas La otra orilla.

Escritores que la marcaron:
Clarice Lispector, Flannery O’Connor, Sara Gallardo, Felisberto Hernández, Fernando Pessoa, San Juan de la Cruz

Castelo Oscar



MADERAMEN PORTUARIO

Saxo


Le abrocha la alquimia tóxica
Guarda-polvo de promesa y locura,
vaya nota a-provada (satisfaction)
importe for export
cancela los compromisos
abrelata cerebrales del fuego
s-penas, solo te queda una cuota
trampolín de cuerdas rubias,
solitario de pasaje triste.




Resort
Se busca sin aviso tecnología industrial
De punta
En boca
De pozo
Barreminas, anti doping
Casquete de acero lastimado
Recoge la lengua del miedo
Por entrepierna de cosmética automática.






Costear

Sin duda no hay
No hay caña
No hay mastil
Solo bordemar rocalloso
Cada madrugada su rostro fabricado
De antemano por un selector de mentiras
Busca quien lo abrace.




Divertimento
Cuanto de todo lo que se dice entre sábanas

¿Tendrá que ver con su lastre?
Saltamonte liberal
Rumbo a la consultora
que promueve jerarquias
desguace y francachela
sin notificación de dopaje
hincado a costo propio
sin cuenta de masaje giratorio.

Mientras aguante, dale no más matraca
Vuelta y media retorcido cambalache
De salivas sanitarias
Facilitando el pasaje.



Nadie
Lija de puño y letra gastada
Sobre la herida caliente.
Apreta el lóbulo derecho en la quijada
Maniobra de pulido.
Después solo lágrimas
Empapelando el muro.




Al Final


Se ajusta las manos con las canillas
Al chorrearse de apremios
Sobre un lomo de encaje prometido
Queda abierta la subasta
Quien da más por este celo
Por esta mugre
Por este miedo.







Vaya Película

Mansalva, maniobra, maremoto
Tráfico de escenas selladas
Al rojo vivo
Sobre una piel mal cuidada
Marinero que no zarpa
Destilada sobrecarga
Quieto muelle
Quieta barca
Quieto arreo
Por los bares que nombran puertos
Con tanta queja no dicha
De tanto anclaje pendiente
Del arreo
De la barca
De los muelle.



Boleto de ida

De una vez por todas
La carga se hizo brama
Se arrastro por correajes florales
De rodillas lengua larga, sinuosa.
Trepo la cuesta a cuclillas
Sobre nave insignia
Al cerrar los ojos boca arriba
Se hace cumbre en la garganta
Espesor disuelto de todo anclaje.

Después hizo un nudo la fatiga
Los párpados caídos
Partió sin rumbo, sin pastillas,
Ni brebaje, la mirada fija
En el horizonte inexistente.


Algo así como una data biobibliográfica

Desde la marea baja y poniendo los pies en remojo espumoso, mira hacia atrás,
levanta olas.
Por momentos se sienten y ven movimientos que han tenido que ver con la pintura, el garabato y la cerámica.
Después, calma chicha,
Más tarde se atormenta el tiempo con ciertas gimnasias de trabajo corporal y grupal, con búsquedas sobre la Identidad, y con caprichosos y azarosos resplandores que rebotaron en el cine y el teatro.
¡Vaya Menjunje.!
Hay un único libro que esta agotado,
así que mejor no lo busquen que se perdió en la Barda Brava.
Vaya uno a saber como esto sigue.

Neuquén, octubre de 2008.

Parece que no le gusta ninguno de sus congéneres porque no nombra a ninguno

Medina Ana Elisa



TUS MENTIRAS DE TERNURA



Para ti, querido confidente,

que fuiste mi cofre en las tardes

de miradas llenas y palabras huecas;



para ti, amado ser,

que acunaste mi soledad

con mentiras y palabras prestadas.



Para ti mis versos,

con sabor a sal

y desguazados maderos

con heridas, que no curarán

tu falsedad de dulzura.



Para ti amigo fugaz,

esta tristeza del adiós,

aunque en él, emigre mi alma.



SER CON VOS



Ser con vos

Sin vos,

Ser con nadie

Ser con todos

Comunicarse por Internet

Y al fin de tanto email

Estoy sola con mi soledad.

Y tú que estás al lado

Estás ausente

Aunque digas presente

No estás, estás metido

En el fondo de la caja

Estás en el olvido

De todos los días

Por estar on line

Con otros

No estás conmigo.

Ser con vos

Ser sin vos.

Han dicho de ella otros escritores en prólogos

EL INTERIOR PROFUNDO DE ANA ELISA MEDINA

por Flora R. Lofredo



Conocí a ANA ELISA, cuando otros sueños navegaban la infinitud de su alma, y en su mente solo existía el espacio contenedor de sus pequeños hijos, y la sombra reparadora y cálida del hogar...


La vi fuerte, emprendedora, comprometida con la nueva geografía elegida para madurar sus sueños.



Desde entonces compartimos la impredecible soledad de la escritura y el ámbito cultural de un sur esperanzado.


Recorrimos este largo y ancho país peregrinando impensadas utopías. Pasaron los años, hoy tengo entre mis manos un nuevo libro de su autoría en el que recrea una temática amurallada en su interior profundo.


Superados los prejuicios desnuda ante el lector la vertiente viva de su personalidad.


En este largo verano de su vida, encontró en el relato breve, en la pequeña estampa, en la fragmentada página, la forma de recrear vivencias y recuerdos.


He centrado mi mirada en la personalidad de la autora. Relata aquí encuentros y desencuentros, su madurez en lo personal queda plasmada en la fina elaboración de estos relatos


En la página 85 dice... "En vano se abren las puertas cuando el umbral se destruye. Cuando todo se corrompe se oxida el alma, el cuerpo desgajado cae y nada queda".

Yo diría que se necesita mucho dolor para escribir esta sentencia.


Amiga; el umbral aún está incólume, el alma oxigenada, y la cuota de asombro no resuelta, no en vano te preparaste para el parto de este nuevo hijo nacido de tu innovadora pluma


Algunos de los trabajos en el citado libro:

Cosas del amor

A pesar de las distancias este amor encendido se consume a cada instante mientras el ramo perfumado de mirra y jazmín inunda soleada alcoba en himeneo esperado.

Las horas se hacen interminables casi diría que es tarde, aunque nunca lo es para amar. Mis pies cansados no pueden alcanzarte, sigue tú el camino en esta vida hermosa.

Tal vez, en cualquier jardín encuentres una ausente, triste y marchita rosa por cosas de natura.

Tal vez faltaron lluvias, una caricia de amor, una mirada, una palabra. Tal vez fueron los idiomas de tanta distancia.

Tal vez encuentres en tu agitado andar rozagante flor que despierte tu corazón. Tal vez así Dios lo quiera.


Umbral

En vano se abren las puertas cuando el umbral se destruye.

Cuando todo se corrompe, se oxida el alma, el cuerpo desgajado cae y nada queda.


Ansiedad

Todo hombre y mujer ansían vivir lo mejor que se pueda.

Abrigo, comida, bienestar no bastan cuando se vive sin amor y sin fe. Es un continuo deshojar de días y noches en un desierto sin fin.

Siendo joven, el manantial se vuelve mar y rápidamente se volatiliza ante tanta ansiedad. Ya siendo anciano sólo basta un vaso de agua para llegar al final.


Y Carlos Sacamata escribe el prólogo del libro de poemas: "Ser Con..."


El lenguaje permite crear y embestir contra el dolor aunque a veces la voz se desdobla y puede buscar permanencia entre lo que nace y lo que muere y el regreso a la luz. Lo poético es misterioso, concepto (supongo), arraigado en la estatura intelectual de Ana Elisa Medina, a quien conozco desde hace algunos años a la fecha.

La realidad heredada parece la consigna a través de este centenar de poemas. En la evocación previa Ana dice: "Quiero ver tu rostro/ en este punzante adiós", para rematar: "y de ti nada me queda/ solo este fuego ceniciento/ que lentamente se apaga". Más adelante trata de abrazarse a la esperanza: "Busco una perla/ entre tantos escombros,/ busco la tabla del naufragio". En Umbral reflexiona: "La noche desesperada/ me encuentra despierta/ A la espera del umbral/ que ninguno de los dos/ se anima a cruzar".

El oficio del poeta es el amor sin olvidar que el poeta es efímero, que después ante los micrófonos o lo que se presente, está el hombre o la mujer, desde allí, comenzamos entonces a hablar de la realidad de los sueños en un paisaje puro, subrayemos de paso que la realidad no tiene forma y del momento crítico puede nacer la literatura que sí la da forma.

"Ser con..." Parece un mensaje telefónico moderno para compartir, quizás en el redondeo de este libro se pueda establecer aquello de Jaime Barylko: "Ser es ser en función de otro ser. De los otros dependo yo. De la existencia de lo otro depende que mi salida fuera-de-mí tenga sentido algo".

Por último, en lo temporal y espacial, vale recibir la poesía de Ana Elisa Medina, pues se prolonga más allá de la trama.


Carlos Sacamata

En un día de Febrero del 2008

El Calafate - Santa Cruz

Curriculum vitae:

Chaqueña de nacimiento y santacruceña por adopción. Tiene varios premios entre otras yerbas, ha sido jurado en certámenes literarios a nivel Internacional, Nacional y Provincial.
Libros publicados: "Versos del Pueblo" en 1974, "Santa Cruz en llamas"
(cuentos y relatos) en 1997 –reeditado en 2006-, "Paradelo Primer Gobernador
Constitucional de Santa Cruz" (ensayo) 1987, Premio Federal de
Humanidades 1987 en Argentina, reedición 2006. "Ser con…" (poesías), 2008. "Ansiedad de hombre" (cuentos y relatos) 2008. (algunos de los trabajos de los dos últimos libros tuvieron premios en Colombia, y Madrid, España)
Tiene publicaciones en antologías, periódicos y revistas. Productora
y conductora de programas televisivos y radiales. Actualmente está en
el aire el programa cultural radial "Aónikenk" por L.U. 14 Radio Pcia.
de Santa Cruz desde el 06 de marzo de 1990.
Socia fundadora de la SADE Secc. Sta. Cruz, del "Ateneo Cultural
Santacruceño", de "Artemanaike" y otras instituciones. Presidente de la SADE Secc. Santa
Cruz en los períodos: 1989-1995, 1998-2002, 2005-2008 (interrumpe su
mandato en febrero de 2007 por razones de salud).
Técnica en Artes Visuales. Mediadora. Reside en Río Gallegos, Pcia. de Santa Cruz, Rep. Argentina

Escritores que le gustan:
Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Abelardo Castillo, Flora R. Lofredo, Carlos Sacamata, Nohra L. Fueyo, Ginesa Ramos, Mario Echeverría Baleta, Osvaldo Bayer, y muchos, muchos más. Hay tantos!!!!

Pravaz Sergio



la cuerda

estamos esperando que el país
agite su bandera

que no desmienta
la montaña de sus huesos

el sudario que golpea
contra el viento

estamos queriendo un grito
otra mirada que despierte
la cuerda que dormita entre los bueyes

aun cuando la lluvia

hay que resistir la sonrisa del torpe
con una verdad que meta dedos
en la fisura

aun cuando
la lluvia nos castigue con un discurso

el séptimo día

cuando dios
se tiró
en el piso del séptimo día

su cansancio
arrojó
la poesía sobre el mundo

arte poética

el acto poético
es un golpe y un orgasmo

un mar desesperado
una piedra
en los ventanales de los santos

que los torpes suden
como diablos en la niebla

aquí estaremos
duros
como monte sin barranco.



no se de árboles

desconozco la historia
de la luna
no se de árboles
e imagino que un puente
es también el gajo de una mandarina

aún así
cuando sacudo el silencio
puedo ver palabras
que brillan

perras las palabras


perras las palabras
muerden donde ellas quieren

a caballo de nadie
queman el sol en sus lenguas
y dibujan
casas redondas y murmullos

apenas si sonríen
cuando intentamos embestir

cuando rueda

el poema pasa

acelera como las venas
de ese que lamió
la llave de sus secretos

habitado por chacales que cuando huelen
se ponen a bailar sumergidos
y con los ojos para atrás

el poema pasa igual

lleva en su mochila
el vértigo que agita el mundo
cuando rueda

partan ahora

y entréguense al viento
para que el
mundo las recorra

observen los niños
y
declamen su alegría
entréguense y saluden
con pasión de albedrío
pues
el rebaño de los disconformes
las esperan

Breve Hoja de vida - Sergio Pravaz

Nació en la ciudad de Córdoba el 1° de diciembre de 1960. Egresó como Periodista Profesional de la Escuela Superior de Periodismo "Obispo Trejo y Sanabria" en 1985 (Córdoba). Se especializó en Periodismo Cultural. Llegó a Rawson/Chubut en julio de 1988 huyendo de la mediocridad y la deshumanización de las grandes ciudades Fue corresponsal en Cuba (1998/2000) entrevistando a diversas personalidades de las letras de ese país. También ha desarrollado su profesión en sindicatos, cooperativas y organismos públicos. Parte de su poesía fue utilizada en el Instituto del Traductorado de la Universidad Karl Franzens de la ciudad de Graz (Austria) para sus cursos de traducción. Su trabajo poético circula en diversas antologías, tanto en nuestro país como en el extranjero. Ha coordinado grupos de trabajo poético en Rawson durante más de una década, recorriendo con ellos cada barrio de la ciudad (Rawson Literario, Grupo de Poesía Paco Urondo, Lecturas Públicas de Poesía, etc.). Ha dado charlas sobre poesía en numerosas escuelas, bibliotecas, centros culturales y universidades. Recibió el Primer Premio “Corona del Poeta” en el Eisteddfod del Chubut (2004). Obtuvo el Primer Premio de Poesía en el certamen Gonzalo Delfino de la Feria del Libro de Gaiman (2005). Ha sido distinguido por el Honorable Concejo Deliberante de Rawson (2005) por su aporte a la cultura de la ciudad. Ha publicado más de 120 artículos y notas periodísticas sobre poesía en publicaciones regionales y del extranjero. Ha editado 5 libros de poesía: “Calimba” (Trelew, Chubut, 1997). "Los héroes de la esquina" (Trelew, Chubut, 2000). "ContrArmonía" (San José de Costa Rica, Costa Rica, 2003). “El mar de los poetas” (Trelew, Chubut, 2006). “Sueño de tomón” (Bs. As. 2006).

Poetas que nombra:
Juan Carlos Moisés (Sarmiento), Laureano Huayquilaf (Trelew), Jorge Spíndola (Trelew), Liliana Ancalao (C. Rivadavia), Soledad Davies (C. Rivadavia), Analía Pizzi (Esquel), Ariel Puyelli (Esquel)

jueves, 16 de octubre de 2008

Maciorowski Fernanda



Poemas
de Conejo Cartonerita solar (2010)
/

llegando límites agujas
bailarina falsa
disfrázate otra vez para mí.
lluvia de pastillas
en la habitación ahora
luz artificial dirigida
a la pared
siéntete segura de la corrupción
no pienses no temas
solo desea
como los animales
¿quieres comer uno?
¿uno recién muerto?
¿uno recién matado?
eres bella cuando sangras
eres una carne en flor
te acercas y bailas
todo gira. es un no-vuelo.

/

lo que hiere la carne
no escucha no quiere sobornarlo
títere carrusel
cuerpos cuelgan lamparillas a montones
cuerpos con sonrisas dibujadas
comisuras hacia arriba
la música como nueva nodriza
(comámonos, somos nuestros)
el gato sale de su escondite,
el placard.
injuria con su cuerpo
que es la pieza fundamental
de la calesita carne
(decíme todo que no así lloro)
el gato escucha los sonidos
que nosotros no
el gato ve cosas
que nosotros no
por eso manipula
hiere la carne
se pasa de animal.

/

la niña hace trampa
mientras dibuja
a gusto en su mundo corrompido.
hacer trampa es interesante
hacer trampa es meritorio.
solo en el dolor se descubre
alguna esencia
y ella lo sabe
no oculta que viene engañando
desde el principio
riéndose de los crédulos

ella es hermosa cuando miente.

/

de La superficie de Medea (2007)

él es fuerte
yo, débil.

cuando empieza a llover
se va
el trueno de agua

la piel responde a ciertas cosas
estímulo de la fortaleza.

º
me estiro y me doblo
me tenso como un arco.
estoy contenta, ferozmente alegre
y la ilusión
es una tonta cajita de ingenuidad musical
que no suelto ni loca.

°
soy una médium
tengo poderes y
puedo explicar un
relato, un sueño,
una virtud extraña.

º

la llegada a través del mar
tu silencio es el más profundo que
conocí

entre los dos
una bruma de ensueño.
La Costa
nos vio nacer
revelarnos

no te escucho
solo
la presencia sabe inquietar
mis ojos tapados de aquí en adelante
mi cuerpo predice
es un péndulo

agua oscura se mece

quiero que te traiga en secreto

º

BioPuerto Madryn (Chubut) 1982.Estudió Licenciatura en Letras en la UNPSJB. Editó La superficie de Medea (2007). Fue incluida en antologías en Internet y participó en el taller de narrativa de Fundación Antorchas en Trelew, también en mesas de lectura de teoría y poesía de mujeres. Participa en el colectivo de arte, editorial y movimiento de poesía Bajo los Huesos. Co-dirige la editorial artesanal Estrella Deliciosa junto a Noelia González.
Libros publicados:

*La superficie de Medea, Estrella Deliciosa, 2007.
*Acuarium, Estrella Deliciosa, 2009.(plaquette)
*Conejo, Cartonerita Solar, 2010.
*Doma Latina, Infamia Trascendental, 2010.



Poética
el viaje. mar meseta viento.los tesoros. las mujeres de mi vida. mi compulsión por escribir en cualquier parte. el exceso. el placer. lo salvaje. Córcega.

Poetas elegidos
Claudia Sastre
Noelia González
Román Cura
Nelly González
Lucho Carranza
Anahí Mallol
Roberta Iannamico

Novelli Aldo



Selección del libro: “mínimo mundo”

de la sección: mundo contra mundo

matria


la conocí una lejana mañana
que flameaban banderas.

hablamos en bares y bodegones
durante un tiempo rojo.

una noche en una calle oscura
le acaricié los senos.

nos amamos una tarde
cerca del basural
mientras sus hijos buscaban comida.

sigo enamorado de sus despojos.


amigos

a todos aquellos que alguna vez
me golpearon el pecho


Juan y José nacieron en distintas ciudades.

vivieron cuarenta años sin conocerse.

una tarde cualquiera José
con el corazón inmóvil
cayó en medio del gentío.

la gente miraba al tipo tirado
y lograba esquivarlo.

Juan se detuvo
y se agachó a golpearle el pecho.

cuatro horas estuvo en eso
entre las sombras de una calle desolada
hasta que el tipo abrió los ojos:
- no sabía bien como se hacía esto...- dijo Juan.
- bueno, tuviste tiempo de aprender- balbuceó José.

desde ese día nunca más se vieron.

nunca se olvidaron.

 
oscurantismo


hubo un tiempo
en que los pájaros dejaron de volar.

fue un tiempo feroz.

algunos iniciaron una guerra sucia
otros se amaron por última vez.

en esos días aciagos
escribí furioso
el primer poema
para el resto del mundo.
 

deber cívico


hoy voté.

entré al aula oscura
y me vi sentado frente a la maestra.

el manual Estrada
los lápices de colores, la goma dos banderas
nos contaba de las invasiones inglesas
del pueblo defendiéndose con aceite hirviendo.

después me fui a casa
herví el aceite
y me hice unas buenas papas fritas.


el preguntón descolocado

a L. Lamborghini



el tipo preguntó por los pájaros desposeídos
por las patas de los pájaros
que se lavan en la fuente.

preguntó por los pájaros hambrientos
por el pico de esos pájaros
gritando 'no pasarán' en esta nación piquetera.

por los pájaros poéticos
por la lengua de esos pájaros
escribiendo papeles sin fe ni sudor.

el tipo preguntó por los pájaros
por el vuelo de esos pájaros
pichones que se embolsan la cara
para escuchar la voz de Dios.

preguntó por los pájaros
por los ojos de esos pájaros
al ver la íntima luz de una niña
vejada por el patrón.

por los pájaros
por las alas de esos pájaros
cuando sangra el ano de un niño
violado por la respetuosa santidad.

el tipo preguntó por los pájaros
y se fue volando.


de la sección: palabra contra mundo

genética

a Concepción Bertone



en el núcleo de la semilla
ya está diseñado el futuro árbol
con sus frutos y sus leves flores
hasta su más mínima hoja.

en el ADN del hombre
están escondidos sus sueños sus amores inconclusos
sus mejores derrotas
hasta su más infatigable utopía.

la poesía
es esa bella muchacha
que abre la puerta
un día cualquiera
allí
donde no había puerta.
 

cornisa

a Marta Cwielong



estuve en la cornisa de la palabra
frente al abismo del silencio

ansiando
el vértigo de una voz.


de la sección: amor contra mundo

abismo


caída del hombre
en las profundidades

de la hembra.

 
amorsaurio

nos rozamos en la calle.

le acaricié el pelo en la esquina.

hablamos de las injusticias del mundo
cerca del basural.

nos amamos con los restos
del cuerpo.

antes de dormirme
le leí un cuento de Monterroso.

...y cuando desperté
ella ya no estaba allí.


brillarás

a ella



...he sido engendrado por el desierto alacranado y el viento del sur, mi poesía atraviesa el alma de las mujeres en pena y las vuelve sublimes.

nada será como ha sido.

otro signo las alumbrará.
(y ella brilló como si fuera cierto).


Algunos datos

Aldo Luis Novelli
Poeta, cuentista, ensayista, inquisidor del alma humana y habitante de bares nocturnos.
Nació en la ciudad de Neuquén, en una madrugada de juerga y carnaval.
Vivió hasta los 13 años en Challacó, un campamento petrolero en medio del desierto patagónico, hoy un caserío fantasma y luego vagó por el país hasta retornar al terruño, la ciudad de las manzanas prohibidas enclavada en el valle de las quimeras, donde reside actualmente.

Libros publicados: “La noche del hastío” - Ed. Limón – 2003 –Neuquén - Argentina; Plaqueta “16 poéticas” - Ed .Limón - 2004; “Agonistas del fin del mundo” - Ed. La luna que – 2005 – Buenos Aires – Arg.; “Desierto” - Ed- El llanto del mudo” – 2007 -Córdoba – Arg.; “Mínimo mundo” fragmento, del libro homónimo, edición del Plan Nacional de la Lectura – Min. Ed. de la Nación - 2008 -, con una tirada de 90.000 ejemplares a distribuirse en todas las escuelas del país, y tiene en prensa “Camino cansado entre cuerpos” .
Edita el plegado de arte y literatura ‘Animal Urbano’.

Publicó en las siguientes antologías: “Poesía y cuento patagónicos” - 1992, “La Poesía en Neuquén” Ed. Sec. de Cultura del Neuquén – 1993, “Poesía y cuento de la Patagonia” Ed. FBPN – 1994; “La Palabra escondida” Poesía escrita durante la dictadura militar – 1996; “Poesia Neuquina de los 90” Ed. Narvaja Editor – 1996; “Canto a un Prisionero” de Ed. Poetas Antiimperialistas de América – Otawa -2005; “País de vientre abierto” antologia de poesía social argentina – Ed. Ediciones Patagonia -2205; “El verbo descerrajado” antología en solidaridad con los presos políticos de Chile – LOM ediciones; “InSURgentes” – antología de las Jornadas de Literatura argentina en la Patagonia, Ed. Limon – 2005 Antología de Poesia Social “Legado de poetas” Ed. Patagonia – 2007.-

Ha sido traducido parcialmente al inglés, portugués, italiano y catalán. El libro “Agonistas del fin del mundo” fue traducido al sistema Braille para ciegos.
Fue jurado de diversos concursos nacionales e internacionales.
Actualmente es corresponsal de la revista de poesía ‘Mapuche’ del sur de Buenos aires, de la revista “Decires” de Cosquín, Córdoba y del sitio en Internet 'El Muro Cultural'.
Invitado especialmente al encuentro Internacional de Poesía, realizado en Valencia-Venezuela en julio de 2008.
Administra los siguientes blogs: www.la-sed-infinita.blogspot.com, www.fluidos-virtuales.blogspot.com y www.otros-fluidos.virtuales.blogspot.com .-

E-mail: aldonovelli@yahoo.com.

Poetas que nombra:
Oscar Cares, Eduardo Palma Moreno, Angela Jerez (chilenos radicados en Neuquén) Ricardo Fonseca y Mariela Lupi.

Los poetas/escritores que me han influído son muchos indudablemente, pero te nombro algunos: César Vallejo, Juan Gelman, RG Tuñón, Joaquín Gianuzzi, Alejandra Pizarnik, Susana Thénon, Juan Rulfo, J Ramon Ribeyro, Eugenio Montale, Fernando Pessoa, Cesare Pavese, Raymond Carver, Charles Bukowsky, los poetas beatniks, los simbolistas franceses, los griegos contempóraneos...

Merli Verónica




ya no usaré el verbo potencial

sé que me ha de costar acostumbrarme
yo, la eterna escribiente
sobre el flagelo del amor
debo caminar por la vereda del sol
debo llegar hasta la puerta
y que la aldaba cante
que he escapado del lugar
donde fui puesta
por error

mujer que vino al mundo a amar
a coser flores en los huecos iré
si aún tengo las manos
puedo ahuecarlas para poner amor

empollaré este amor
combatiré
mi esencia de guerrera
abrazaré las reglas
para ser
la mujer deseada por mi estirpe
mis poesías ya no me alejarán

antes dije
voy a construir una muralla
hasta la quebrada de Humahuaca
pero hoy digo
aquí estoy
trepándola
para poder
ponerle el cuerpo al amor
para mostrar mi curva
para acostarme de lado
con mi curva para arriba
y dejar que el sol dore
ese lado

curva innominada
jamás recorrida
por el hombre

las ideologías han muerto dijo Fukuyama

algunos dicen
que el heavy metal ha muerto
imagino
al gordo Mario
al Tilo
a Kiki
enterrados en un cementerio heavy

otros dicen
que el comunismo ha muerto
y entonces llegan
Fidel agonizante
Mao
el Che que cada vez vende más remeras
y los nuevos psico bolches de los noventa

ahora bien

nadie duda
(crea o no en él)
que Cristo se colgó en la cruz
como en la aguja del Frey

entonces paro y me pregunto
plagiando a Ungaretti

¿e soppravivere a la morte, vivere?


Soy poeta y qué

puedo insultar
comprar ropa de marca
ver películas de Meg Ryan

soy poeta
y qué
puedo vestirme de rosa
dormirme en una conferencia
no ir a esa conferencia
porque soy poeta

puedo escuchar heavy metal
y al rato tango
y al rato blues
puedo recitarme a mí misma
creerme la mejor poeta

puedo ser atormentada
por la abogacía
y no hallar consuelo
en los honores ni en los honorarios

soy poeta
víctima y victimaria
blanco y ballesta
la carne y la bala
herida estoy de poesía
por ser
poeta de día de noche en verano y en invierno
en una audiencia lo recuerdo
y es mi modo de salvarme
y miro a los litigantes
con impertinencia
porque soy poeta

ilusa afirmo
que abandonaré la abogacía a los cuarenta
como si fuera una estrella de rock
porque soy poeta

sólo me consuela
y no me conforma
que aunque alguien me falle
alguien me defraude
o alguien me desprecie
siempre seré poeta
me queda la poesía como bunker
un jardín en mi bolsillo
para guarecerme y ser
un cactus o una orquídea

y es que soy poeta,
no puedo evitarlo
justifico mis errores diciendo
que soy poeta
puro sentimiento
puro sufrimiento
pura dicha efímera

porque la poesía vive
sólo donde hay pena


chica de sindicato

es llamada
un viernes a la tarde
a sacar a un preso político

está vestida de niña
pero igual se anima

mientras espera
en la recepción machimbrada
una respuesta
que no ha de llegar
piensa
por qué los abogados
buscan respeto
con cashemire
y no con cuero o vinilo

Ella cree
que el mundo la invade
y debe defenderse

de la cópula
con el mundo
nació el niño
niño al que debe educar
y proteger
del frío en los cachetes
de las armas

pasadas las diecinueve
ajusta el tapado fucsia
mientras zigzaguea la calle
y comete el mejor error
el ser pequeña


Pa los pibes dos poe del ZOO GOGUCHI
Un chico de Bariloche

A un chico de Bariloche
le hicieron esta pregunta
le dijeron que guardara
en una caja de cobre
las cosas que daría
de regalo a sus bisnietos

Y el chico de Bariloche
que era del barrio Mutisias
empezó con la elección
y creó esta poesía:

De Bariloche, yo elijo
una nevada en noviembre
es preferible ese mes
es preferible y confieso
que cuando llega por julio
se sufre en el barrio alto

Pasar la tarde en un lago
Nahuel, Guillelmo,
Gutiérrez,
Mascardi, Steffen, Los Rápidos,
Moreno este u oeste

de los cerros, el Capilla
de las picadas, la Frey
de los refugios, el Meiling
de las flores, la peonía
de árboles, el ciprés,
de arroyos, Casa de Piedra,
de vistas, el Campanario
de silencios, brazo tristeza
de sonidos, la bandurria,
de gente,
la de la tierra


Verónica Merli. Abogada, escritora y madre. Nacida en Rosario, reside en S.C. de Bariloche desde 1996. Seleccionada para integrar el Segundo tomo de POESIA/RIO NEGRO, que será editada próximamente por el FER y compilado por Raúl Artola. Seleccionada por Cristian Aliaga para la edición a cargo del Fondo Nacional de las Artes, SUB 40. Obtuvo las Becas “Pertenencia” del Fondo Nacional de las Artes en poesía y narrativa (2007). Doble Primer premio otorgado por el Concejo Deliberante de Rosario por sus libros “Memoria del cuerpo” y “Para madre de tus hijos”, en el año 2006, ambos editados por dicho cuerpo legislativo. Primer premio otorgado por la PROV. DE RIO NEGRO en el rubro Poesía por su poemario “Noche Polar”, editado por el Fondo Editorial Rionegrino (2006). Segundo Premio en el rubro narrativa, por ¨Motel Nuevas sensaciones¨. Integra la colección editada por EUDEBA y el Ministerio de Educación de la Nación ¨Leer la argentina¨ (selección a cargo de Mempo Giardinelli). Editada por el Gobierno mexicano, en la Trilogía de LA POESIA DE MUJERES EN HISPANOAMERICA: "PICARAS, MISTICAS Y REBLEDES". Participó del X encuentro de Mujeres Poetas en MEXICO, (2002). Dictó talleres de poesía en dicho país. Ganadora del Primer Premio de Poesía convocado por la Municipalidad de S.C. de Bariloche en 2003. Fue becaria en 2000, de la Fundación Antorchas, donde asistió a talleres con Arturo Carrera y Diana Bellesi. Becaria en el año 2000 en la New York Film Academy (New York). Becaria en 1991 para el estudio de la Poesía Italiana del siglo XX en Voghera-Pavía- ITALIA. Tiene cuatro títulos editados y cinco inéditos. Escribe poesía desde los cinco años. veronica@merli-abog.com.ar. http://veronicamerli.escribirte.com.ar/

mi primer media docena de poetas patagonicos

cristian aliaga
laura calvo
luisa peluffo
claudia sastre
ariel williams
maria ester marteleur

miércoles, 15 de octubre de 2008

Sarachu Sergio



contraflor: el mazo entró por la cerradura de los dedos y se deslomó en una rima de almanaque y ocultos fuegos de artificio

De lejos

Antes de zarpar la estatura del pañuelo
él triza su piel que está en el norte
como si arrancara un sonajero de la tundra inmensa.
Entonces llaman a su cielo raso
las dentaduras que remueve el viento
y por allí un escándalo de hijos
entornando el olor de la nostalgia.
-la fugacidad de la botella y diez leguas
bebiendo distancias al reloj-
Sólo habría que descielar un hola en esas aberturas
para que él sirva más sidra en el vaso de enfrente
y el primer lápiz del año
no sea un estampido punzante
como una cuna lejos

(De Contraflor más Contraflor, 1980-1990)


1.
(...) esa fue la primera intención;
luego vimos que nuestra vida es coironal en tránsito.
Alternancia de ventanales
y de amores que se consumen entre estación.
Subastas del poniente.
Con algunas versiones vuelvo,
con más aduanas que al salir del papel (...)

2.
(...) volver es amenazar la foto antigua;
sitiar el paso con una anécdota
-purgar distancias-
y al aguarse el empujón del recuerdo
partir en dos la foto y obturar mil veces (...)


13.
(...) agosto se apaga tosiendo en Pulmarí.
Se descompuso la tarde en Ñorquinco, dice la mujer.
Yo chapaleo telarañas a la orilla de tus pechos,
los erizo con el idioma de la punta de los dedos,
los miro desde tus hombros,
los abrazo con los dientes. Me intereso por tu lengua,
esa que decapa los cielos de nieve.
Pero te distrae agosto, que tose por la ventana
y se descompone como la tarde de acá cerca.
Cargo mi rostro descamisado, no sea que (...)

14.
(...) ante tus labios recortados por la luna del sauce
todo es parsimonia, dejadez del ayer.
Quedan sobre el aire tus pisadas de colchón caliente
y una carta sobre la heladera.
Más allá, el contorno de tu abrigo
paralizando los momentos del viernes.
El álamo es un lápiz labial sobre la noche.
Como él, baila su duelo la quietud (...)

(De Coironal y Milhojas, 1990-2000)

Marcha

(...) fuego en el pupitre de la voz,
es la marcha.
Metástasis de la partida: la espalda como hasta luego.

El calendario del diente abre su ojal,
embaraza las especias de un boleto. Lo pone a tiro.
Lindante con la lógica del agua,
de oferta en oferta vamos.
Se trata de dejar aquí lo que acerca demasiado
-mudar de pezones intravenosos-.
Allá la tentación de lo que no aleje,
porque cambiarlo todo es la patria definitiva,
residuo orgánico del domicilio.

Ya en camino.
Ya el ojal trizando la cordura.
Los pañuelos se organizan en la garganta
-podría ser jueves-.

Salir aturdido de avenidas en celo
y calzarme unas ciudades a la pasada (...)


Pálpitos

(…) pálpito del andar:
la nalga del ojo en lontananza devora el idioma,
requisa la ficción.
Impasse del fuego y de la voz,
orsai del silencio.
Un instante para que haga pis el alma.

Luego fundir aliento a tus muecas distantes,
premeditar veredas y arar la armonía.
Con el sur de esta idea te he buscado.
Ahora la tengo y en un instante será tuya,
entre tantas.
Voy con la memoria del peregrino sin auxilio de estampillas
-absuelto de presente, linyera como la vejez del humo-.
Puro albedrío del olfato.

Pálpito del amanecer:
al reverso del siglo quién arroja la primera V (...)


(De Sus pensivos, desde el año 2000 hasta que dé).


Nací en Olavarría (Bs. As.) y en Sagitario, en 1962 y en 1974, llegué a Neuquén. Formé parte de la primera Directiva del Centro de Escritores Patagónicos que un diciembre de 1982 se formó tras varios encuentros de laburantes de la palabra. De allí nació la revista Coirón, en la que fui jefe de redacción. Entre el 88 y el 99 publicamos a Soledad, Sabrina, Sofía y Simón, que cargaron con toda la poesía del momento.
Literariamente no tengo libro propio, más allá de las inevitables publicaciones conjuntas o de urgencia militante. Esa necesidad de que maduraran los textos y tomar la corrección como una sesión de masajes, pudo haber sido la razón.
Entre los halagos está el primer premio del concurso patagónico de la Fundación del Banco de la Provincia del Neuquén, especialmente por los que participaron y porque en el jurado estuvieron Tempo Giardinelli, Liliana Lukin, Santiago Kovadlof, entre otros. Y recientemente llegar al podio en el Encuentro de Escritores de Madryn, con jurados como Cristian Aliaga, Liliana Campazzo y Leopoldo Castilla.
Ejercí el periodismo durante 20 años hasta que opté darle a la palabra un uso menos comercial. Ahora restauro muebles antiguos y eso me permite volver a escribir.

Mi poesía es una muestra de limitaciones. Por un lado es una pincelada entre lo que se escribió (tanto y tan bueno) y lo que se escribirá (tanto y tan bueno). Por otro, porque requiere del lector para su parición como literatura. También está limitada por lo humano y por lo animal; porque no calma el hambre ni impone justicia; porque la eternidad es el tránsito y uno sólo puede calzarse unas vidas a la pasada.


Me emocionan Manuel del Cabral, Vallejo, Cortázar, Gelman, Borges, entre muchos escritores y escritoras que exprimieron el lenguaje y le encontraron la pulpa y la pólvora que la literatura debe tener.

Entre los nuestros, hay más de cinco. La “vieja” guardia la formaría con: Raúl Mansilla, Irma Cuña, Moisés, Di Benedetto, Aliaga, Campazzo, Cros, Macky Corbalán, Costa, Artola y Spíndola. La “nueva camada” tendría a Silvia Castro, Sepúlveda, Carrasco, Sastre, Saracho, Watkins, Novelli, Liliana Ancalao, Thelma Encina, Urretavizcaya y Kusanovic. Y otro par de equipos con los que me falta conocer.

Vivo en sergiosarachu.blogspot.com porque se cree que es una habitación sin fronteras y que las distancias no dañan.

Cros Graciela





Censo canino

Un hombre
toca el timbre.

Al salir
me pregunta
si tengo perro.
Le digo que no.

¿Y la cuchita?
señala,
apuntando con el mentón.

Es empleado municipal
y tiene el aire triunfal
de haber
descubierto
una falta.

Se me murió, le digo,
guardo la cucha
de recuerdo.

La mención de la muerte
lo trastorna
y me pide disculpas.

Lo veo alejarse
y pienso
en mi padre.

En
lo
de
él
que
no guardo.


Un león en la nieve

Escribe sobre la mesa de la cocina
en un cuaderno de tapas duras
forrado de rojo.

Anota la fecha sobre el margen izquierdo
y después cosas como:

Llevar 2 bolsas Cemento Obra Castelar.
Pagué 200$ Varela Adelanto Revoque fino.
”Vecino”: anoche estuve a punto de matarlo.

Es mi padre.

Escribe pero no hace literatura.
Su estilo se remite al registro del caos.

Es mi padre.

Narra sus transacciones con el mundo.


La idea de modernidad

Ahí donde Ud. nada, ella se ahoga,
dicen que Jung le dijo a Joyce
cuando éste le pidió una opinión
sobre los textos de su hija psicótica.

La anécdota forma parte de mis recuerdos.

Mis recuerdos son de otros.

Una memoria es como un campo
de margaritas silvestres junto al lago.

Un campo en trance.

de “La Cuna de Newton”, Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2007.



Inéditos:

En octubre

Se me cae la boca y no hago nada, ni siquiera un gesto de la mano, enarcar de cejas o arrugar la nariz.

Tropiezo con mis dientes, los pateo
como canto rodado.

Mi lengua se desprende seca, achicharrada
y se hunde miserable en el polvo del mundo.

La situación me deja indiferente aunque mi corazón
late a buen paso.

No es por ahí el miedo que me ocupa.

El deseo se ausenta una mañana y después da lo mismo
hablar, callar, tapar el hueco del silencio,
recordar cómo era la vida cuando era.


A la nochecita

A la nochecita me pongo a cocinar una feijoada para Mansilla que viene del desierto buscando un porqué. Alguien le dijo que la sé hacer. Que aprendí en Itabira do Mato, Minas Gerais, la ciudad donde nació Carlos Drummond de Andrade y adonde todos saben nunca fui pero sueño con ir. Con jugo de maracujá, leche condensada y vodka hice una jarra de capeta bahiana, la bebida del demonio, y por si hace falta pasar a la caipirinha dejé a mano una cachaça envelhecida del valle de Paraiba que promete. Un rato antes piqué unos ajos barrigones en la tabla y un par de cebollas. Lloré un poco aprovechando la ocasión. Me sentí feliz de estar tan triste. El cuchillo no tenía filo y lo pasé por la piedra como si supiera. Hice igual con la feijoada. Anoche dejé los porotos negros en remojo, la carne temperada con diversos aromas y ahora mientras pongo el arroz, espero a la visita y confío en la inspiración.


Algunos poetas patagónicos:
Raúl Mansilla, Jorge Spíndola, Macky Corbalán, Cristian Aliaga, Ariel Williams, Eliana Navarro, Marcela Saracho, Melissa Bendersky, Liliana Campazzo, Vanessa Arroyo, Sebastián González, Carlos Blasco, Tomás Watkins (los poetas del grupo Celebriedades de Neuquén), por nombrar algunos de los muchos que hay.Para saber de otros poetas que considero indispensables los invito a visitar "Una de poetas", sección de poesía en http://www.bariloche2000.com/ ó http://www.noticiasdebariloche.com.ar/, se renueva semanalmente, los días lunes.
-
  • Inspiración o no? Respuesta de Sergio Pravaz - Intento una mínima y apurada respuesta al tema de "Inspiración, si o no": Bueno, Yo no creo en la inspiración como motor porque pienso se trata apenas de u...
    Hace 8 años
  • HOMENAJE - [image: Resultado de imagen para fotos de manos] Benditas sean las yemas de mis dedos maravilloso sensor de todo lo creado, lo bello, lo prohibido, lo fino...
    Hace 2 semanas
  • Crónica de despedida: Hasta siempre - Hace casi cinco años llegaba a Puerto San Julián con mi familia, con muchas ganas de integrarme a la ciudad donde la gente se saluda, con sueños y con ga...
    Hace 5 años
  • Cheiro de gasolina, que vem direto do motor, tem - eu sou o acrobata do banco da frente numa diagonal à esquerda, com você. eu sou o acrobata do banco de trás e só você me vê. escuto coisas e faço contorcioni...
    Hace 7 años
  • CONCURSO CONFECCIÓN DE BANDERA PARA EL CABI - CONCURSO CONFECCIÓN DE BANDERA PARA EL CABI TRABAJARÁN EN GRUPOS DE NO MENOS DE 2 PERSONAS Y NO MÁS DE SEIS. DEBERÁN CONFECCIONAR UN SLOGAN (FRASE QUE RESU...
    Hace 5 años