jueves, 30 de julio de 2009

Donoso Norma







Debo tejer mi historia

Debo tejer mi historia, con el hilo que forma
El humo del cigarrillo... y como él, se esfuma:
Mi historia, mi tiempo,
Mi largo y pesado vacío...
Vacío lleno de manos extendidas, de gritos silentes,
De días solos, de tintas de anís y canela,
De pócimas que no lograron alivio,
Vacío lleno de melodías que no rimaron,
Y de notas sublimes que no se escribieron.
La nada acompaña el descanso
Del cuerpo tácito sin acentos,
De movimientos sin paréntesis
Y de la parálisis de las ideas...
Marrones, naranjas, amarillos...
Dedos gastados por la erosión
De las caricias que no encontraron piel.
Qué inmenso crecer, que grato inhóspito
El despertar para adentro, cuando el alba se asoma rebelde
A los ojos del sueño.
Qué robusto y grosso el músculo que piensa,
Cuando es flaca y débil la realidad que entorna.
Se deleita y agrieta otra vez, esta casta palidez,
Este siniestro quejido que apresa cuando renace la locura...
Otra vez, dos, uno, cinco, qué importan las horas y medir el tiempo,
Si no tiene medida la premura, si no logro saber donde estoy.
Ningún sitio se hace real cuando estoy así,
Entre el precipicio de mis ideas y el cráter que deja cada caída al vacío.
Necio, impune, injusto y perverso es, estar conmigo cuando no me encuentro.
Dónde caí? Huellas, sólo huellas siento,
Cuando mis pies no recorrieron el camino, y si lo hicieron no deje marcas,
Para volver, para no perderme...
El cigarrillo se consumió, el hilo no amarra ninguna historia, el humo se mezcló con el espacio, y yo... quedé sola, esencialmente parada frente a mi, a la historia de mis costuras sin hilo, sin huecos, firme... frente a otro día por vivir,
No sé como...

Cancion de cuna en invierno

Solo los hijos entenderán esta canción de cuna
Y parirán una que otra lagrima en forma de recuerdo
Entre la moquica que espera le cambien los pañales
Escritos con birome de blancoazul caprichoso
Y se atorará la pipita que la naranja no escupe
Pon la mesa de a cuatro vasos y cuatro platos
Que las ocho manos que entrelacen esa cena
Volaran en palomas
Astillas y aserrín de techos lumbreras
Corre! Corre en la bici
Pedalea la esencia de la infancia acortada
Y la adultez añeja que os deja cicatrices
Porque el tiempo ya es terreno
Ya es casa, balcón y pradera
el vacío este, que queda cuando vuelvo a poner la mesa
Lo tamizo a la deriva del colador de estos sueños
Y los cobijo entre platas, cerámicas, tazas de chapa
Canto otra vez la canción del zorro y les hago cosquillas
Que mientras siguen creciendo los veo alejarse
Entre los años que me quedan
Y los vuelvo a esperar
Mientras vuelvo a poner la mesa,
La leche se enfría
La mama se añeja… se corta
Por las dudas dejo la luz del pasillo prendida
Por si el cuco se apiada y no se anima a asustarlos
Ya crecieron los días
Crecieron los pasos y yo sigo, los sigo esperando.-


Tankas

I

Palabra volcánica que explotó…

Hecha ceniza se dispersó por el aire

Pintando de gris las grietas de mis oidos



El corazón las cobija, las revuelve de tanto en tanto

Asi recuerda, se alimenta,


Se descubre rencoroso

Y le da vergüenza.





II

Oye, mira que he trabajado para lavarlo!!!!!

Y siempre queda algún rincón manchado de hollín.



He buscado limpiadores y he sanado con litros y litros de amor

Las huellas son rebeldes…

se marcan….

desvanecen…

vuelven…




Alma



Ingrávido ser

Vuelo sutil fantasma

Regresa fugaz

El reloj marca voraz

Las horas que no llegan



Hijos


Construyo un ser

Célula madre, tutor

Gracia tardía

Ausente futuro soy

de regreso a casa.


Traición



Doble soledad

Inmune cuerpo tiesto

Reta sombrío

El cuerpo que regresa

Profano a su cama.



Bélico



Macabra guerra

Dragón, decadente ser

Místico campo

Sembrado de mortandad

Creo en la paz, rezo.



Hermanos



Boina y barba

Jesús, ser universal

Vastos caminos

Misión eterna de paz

Ambos murieron santos.



Marea


Siembro semillas

En manos sutiles, sol

Cosecho verdad

En tierra fértil tu voz

Me cuenta que me ama.


Norma Donoso nació en Buenos Aires, vivió muchos años en Río Gallegos, y actualmente vive en Gobernador Gregores, donde despliega una gran actividad cultural.En el año 2006 su único libro hasta el momento "Ojos de Lluvia" fue seleccionado por el Programa Mi primer libro en el género poesía de la Municipalidad de Río Gallegos.