lunes, 8 de junio de 2009

García Silvia Alejandra




Punto de vista I

La cucaracha, la cucaracha ya no puede caminar, cantan a coro las otras cucarachas de la cañería. No se imaginan que esas dos únicas patas blancuzcas resultan suficientes para su compañera, ahora que se convirtió en Gregorio Samsa.

Puntos de vista II


Sheherezada terminó sus días convencida de que su gran astucia había sido contarle cuentos al rey y agradeciendo a Alá las horas de lectura, que le habían granjeado tal sabiduría. En realidad, fue la introducción de Doniazada en la alcoba nupcial lo que cambió su vida y la de su esposo. El rey Shahriar descubrió su exhibicionismo sexual la misma noche en que comenzó a satisfacerlo.

Ronda infantil

A la niña que está en el medio le quisieron regalar una tijerita de oro para que aprenda a bordar. Pero la niña, tijera en mano, se abre paso entre las niñas que forman la ronda y, con una sonrisa despiadada, avanza hacia la puerta de la casa, donde su padrastro la espera con un cliente.

Penélope

Penélope teje y desteje. Todas las mañanas, los pretendientes cruzan miradas de complicidad frente a las hebras cada vez más raídas de su labor. Ellos comen, beben y disfrutan de la buena vida.
¿Quién puede querer casarse con una mujer que ya lleva veinte años esperando a un esposo anterior y con semejante neurosis obsesiva a cuestas?

Fabulas, Esopo

Cierto día, un esclavo liberto llamado Esopo observaba a una zorra que había entrado en un viñedo. El animal parecía muerto de hambre, ya que, al ver colgando los racimos de una parra, quiso atraparlos con su boca. Dio un salto pero no los alcanzó. Saltó nuevamente pero su esfuerzo fue infructuoso. Volvió a intentarlo en vano. Por fin, volviéndose hacia Esopo le dijo:
- Si no se inspira de una vez, cambiamos de argumento. ¿Dónde vio una zorra vegetariana? ¡Esto, señor autor, es abusar del personaje!


De : "En pocas palabras"
…………………………………………………………………..

Para niños:

del libro: "Si me patas paro arriba para
Canción de ogros"

Somos feos y malvados
- no hace falta que lo digan-
con los chicos de los cuentos
nos llenamos la barriga.
Chicos gordos, chicos flacos,
Todos son igual de ricos.
Y si algún ogro se empacha,
Otro le tira el cuerito.
El que quiera conocernos,
que venga condimentado:
lo cocinamos al horno,
lo comemos de un bocado.


Silvia Alejandra García


Silvia Alejandra García nació en 1960 en Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires. Desde muy joven se radicó en San Carlos de Bariloche donde se recibió de Profesora en Enseñanza Primaria y, posteriormente, de Profesora y Licenciada en Letras por la Universidad Nacional del Comahue.
Su actividad como narradora oral le permitió, a través del contacto con gente de todas las edades, conocer leyendas y creencias de la región, algunas de las cuales ha recreado en forma literaria.
Publicó libros para niños: Cuentos de Agua (2004) y Si me patas paro arriba para... (2005), el libro de microficciones para adultos En pocas palabras (2008) y participó del libro grupal de poesía Huellas (2008) del Grupo Umbrales.
Actualmente, ejerce la docencia en nivel medio y en capacitación docente. Es narradora oral, escritora y colabora con periódicos y revistas de la región y de otras zonas del país.