lunes, 2 de febrero de 2009

Watkins Tomás



M.B. in memoriam

Estaba un poco loco
y no paraba de adivinar cosas:
embarazos, la lluvia.
Le pegaba a las mujeres
y no comía, tomaba
una especie de batido proteínico.
Andaba con tres pañuelos de tela
porque decía que los otros
no servían para lo suyo
–el resfrío de verano
y se mató en una moto
al palo, en la ruta.

Ahora recordamos
las cosas particulares
y las no tan malas:
dejó algunos hijos, el amor por lo extremo
y unas ideas cuyo eje
es doloroso y su ejecución
imposible
a menos que alguien salga lastimado.

Era fantástico ver cómo se metía
todo lo que pudiera, lo que fuera
humanamente posible
en el cuerpo, lo voraz
de su vida que se tragó
otras vidas y la velocidad
y la banquina.

Ahora le toca descansar.

5/08/05

Poquito

¿Qué tiene de malo el sexo?
Te lo pregunto
porque hasta los que se quejan,
los que no lo merecen,
los que están ciegos disfrutan
de un poco del calor de otro cuerpo.

Charlábamos el otro día
y acordamos que nadie
está solo de verdad; apenas
el que ha perdido.
Vos, que lo tenés todo
y hacés gala de tu nariz,
decime
¿no sería mejor que te dejaras
llevar por los impulsos
aunque sea un rato
durante el fin de semana,

Darrrling?


(2005)

La estudiante

Arranca la página
en silencio y se va.
Se recibe para estar lista
ante Dios. En el cuarto
aprende amor
a mordiscones
y envejece de golpe
sin conocer el plan
detrás de la simpleza.

(2007)

La Cifra

En alguna parte me espera un número.
Aguarda para decir lo que ha faltado.
La cifra es un ser esencial,
golpea tu paladar siniestramente.
Un paraguas agujereado
sostenido por un ciego.
¿Conservar la pérdida, los restos
de una cuenta ya librada?
Sin embargo el hombre se aferra
a esos borradores.


(2003)

Indulto

amemos la mano
de nuestro verdugo
perdonémoslo
aunque sepa lo que hace

tomemos la mano
de nuestro querido verdugo
ayudémoslo a cruzar la calle

de repente
detengámonos justo a la mitad
soltemos la mano

y corramos


(2000)


Nací en 1978 en Neuquén y acá sigo. También soy geminiano y de Boca, como Macky. Publiqué 26 con el Suri Porfiado en 2007. Jorge Spíndola escribió unas palabras a modo de prólogo y Graciela Cros otras para la solapa. Un privilegio y un placer.

Me quedo con las escritoras. En Bariloche reside la mayoría de las que más me
gustan: Graciela Cros, Carolyn Riquelme, Eliana Navarro, Marcela Saracho, Vanessa Arroyo, Melissa Bendersky y Martina Cianis.
Soy parte del grupo Celebriedades.