lunes, 2 de febrero de 2009

Sampaoli de Bonacci Patricia



RES IPSA LOQUITUR (el asunto es bastante obvio)

Frente al espejo
me lleno los ojos de mí misma
y me doy cuenta:
no se pueden resistir
las máculas del tiempo
que escurren claroscuros en la piel

Frente al espejo
me lleno los ojos de mí misma
para reconocerme desde adentro
y decirme que soy yo con otra máscara
Una máscara mustia

Y el espejo
manosea
magulla
azota
mi reflejo

Pero el espejo miente
yo soy la misma
Sólo le parece
al que mira
que me estoy yendo

Todo va por afuera
Mocedad perdida
maridaje marchito de perfil y frescura

Le hago un guiño al espejo
Entre los dos
embaucamos al que observa
porque yo soy la misma
la que mira
la que piensa
la que siente
La que no se refleja
por adentro
la que sigue igual

Hasta que la efigie
que esconde el tiempo
repentinamente
se haga cierta en lo interno
y yo luzca igual frente al espejo
por afuera y por dentro

Entonces sin ornatos
como cuando nací
y no traía otra ropa
que una piel remojada

partiré hacia el pasado
con la huella de fotos
pero sin el vislumbre del espejo




EL MAR ABRE SU BOCA

El mar abre su boca
a los destellos grises
los cascajos

El carbono el calcio el fósforo
se esparcen por las piedras redondeadas
las ondas y las algas
los pejerreyes y moluscos
la espuma el viento

A la vez,
las sombras y la luz
los gozos y las penas
los afanes
irremediablemente
adormecidos
las memorias perdidas,
se entremeten
en el compás del oleaje


Y un nudo se sepulta
en quienes miran
cómo se van los restos

Se queda el mar
con su presencia y lejanía constantes
Se queda quien partió
con una lápida tan ancha como el horizonte




LA LUNA CAE OBLICUA



La luna cae oblicua
El camino abre
Su boca oscura
A mi paso en las sombras


La poesía
Es un punto
Allá a lo lejos
Donde no hay más camino


Sólo estrellas


SANTUARIO
(a W. Faulkner)


Agónica
alargada sombra
tirada por caballos
Cargamento de todo lo que somos
en el único punto en que coincidimos
desde siempre

Todos marchamos hacia el sitio
en que las voces tiemblan y desaparecen
por una senda de hierba o barro
Hierba o barro

Una glicerina, a veces fría, a veces cálida
nos llueve por adentro y por afuera
nos constituye
mientras los relámpagos laten
y la euforia, el desamparo
los cataclismos y el éxtasis
se suceden unos a otros
bajo el sol
que nos traspasa inútilmente
y cada vez estamos
más cerca de ese sitio en que las voces
tiemblan y desaparecen



POESÍA CHINA
( A Chang- Wu- Kien)

Hablar de pasión
Sin nombrar
Besos, senos, ombligo
Aspereza de vellos enroscados

Sólo mirar
El temblor de la luna
La caña de bambú reflejada en el lago
El arrozal doblado bajo el sol

Al leer
La pasión nos labra con su jugo
Transforma las palabras

La luna deja de temblar y se enciende casi tan roja
Como el sexo y la boca
El bambú es de carne y se alborota

La paradoja confunde la prudencia
Moviliza la armonía de lo no dicho
Lo presentido
Lo presente
La belleza no es leyenda...
Lo demás son cuentos chinos


PATRICIA SAMPAOLI DE BONACCI

Los datos formales:
Nacida en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut, en septiembre de 1958, reside desde el mismo año en la provincia de Santa Cruz, República Argentina.
Graduada en Historia, es docente investigadora en la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Unidad Académica Caleta Olivia, donde Dictó Talleres Literarios Infantiles y ha sido autora y responsable académica (entre 1995 y 2006) de un Programa de Extensión Cultural que integraba Talleres Literarios, Coro, Talleres de Humor Gráfico, Talleres de Teatro, Teatro Leído y un programa de Radio. En ese marco, durante 2003, organiza y coordina el primer Certamen Literario Regional denominado “Relatos de la Costa”.
Como escritora, su obra ha merecido premios a nivel local, regional, nacional y latinoamericano. En 1997 publicó su libro de cuentos “Para la brevedad basta un océano”, Editorial Floridablanca, Buenos Aires. En 2006 el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, dentro de la Campaña Nacional de Lectura, selecciona y publica “La calle de las solteronas”. También han aparecido sus obras en diversos medios periodísticos, revistas literarias y antologías de cuento y/o poesía. Participó como Jurado en Concursos Literarios locales y regionales. Ha sido distinguida como Ciudadano Honorario (1988) por la Municipalidad de Caleta Olivia y Joven Destacada Caletense 88/89 por el Rotaract Club. En 1990 la Municipalidad de Caleta Olivia le otorga, de manos del gobernador de la provincia, una bandeja recordatoria en mérito a “su labor literaria que trasciende las fronteras de la provincia”. En 2004 recibe el Premio Atahualpa en reconocimiento a su labor cultural. Tiene preparados para publicar, la novela corta “Son de Café”, su novela anterior “Bajo la piel del Viento”; tres poemarios: “Nudo de luna y Viento”, “La luna cae oblicua” y “Vates y vates (poesías a los poetas)”; dos libros de cuentos: “Cuentos con olor a Biblioteca” (Literatura Juvenil) y “Nada más que hojarasca y otros cuentos regionales”, con material galardonado en diferentes certámenes.
En el campo del teatro regional, integra como actriz el elenco de Casa de Teatro Patagonia desde 1975 y funda y dirige desde 1998 el grupo de Teatro Leído “Escenario Interior”. Entre 1995 y 2005 organizó las Muestras de Teatro Semana Aniversario de la Universidad.


Los datos más relevantes e informales:
Soy mamá de María Josefina y Ernesto David, mellizos de 15 años y esposa de Rubén, el mejor compañero del mundo para alguien que, como yo, necesita que la bajen a tierra cada tanto.
Amo a Neruda, Quasimodo, Faulkner, Hemingway, Cortázar, Shakespeare, Borges, Kawabata, Edith Wharton –entre otros-. Admiro a mis convecinos Elpidio Isla, Jorge Spíndola, Angelina Covalschi, Juan Carlos Moisés, Héctor Peña y Miguel Oyarzábal.