lunes, 31 de agosto de 2009

Davies Soledad




existe un silencio...

existe un silencio
alrededor de la palabra
protegiéndola
abrazándola
matándola


la búsqueda tiene pelaje de oro,
la salvación se esconde
cuando la noche llega


siempre...

siempre
la muerte
queriendo
dar un sueño
que no tenga salida

un poema

soledad, tu sombra se masturba


la inunda una tristeza...

la inunda una tristeza de anciano
de casa despintada
de recuerdo de muerto
la inunda como una canción tocada de memoria
lejos
lejos
una tristeza de muchos años

y la ahogada vuelve a pintar la casa


las manos...

.......................

Señores
por esta copa de vino he matado
escaparán todos por la misma tumba

por favor
no violes las reglas de los árboles
por ellos he matado

qué ha sido de la noche felina
para la Luz será un escándalo

espero el descanso de mis labios
espero blanca la frase del profeta
asustado ante los ojos abiertos

iluminada
guarda sus hijos secretos
en este tiempo de asesinos
muerte barata
quien no cree muere debajo de su cama
quien cree muere al sol
porque sabe que no hay dónde esconderse

diamante salado
por él he matado
he matado en todas las esquinas el viento
he matado la infancia de mi vientre
he matado por el verde musgo salvador
y es así como esta casa se cae a pedazos
en cada noche en cada vino del olvido
madre llorando la mujer perdida
hay que despertar al viento
derramar justicia sobre mi sexo
has visto el color de mis ojos
silencio

Nació en Comodoro Rivadavia, provincia del Chubut, en 1983.

En 2004 editó su primer libro Azzzabache por la editorial La Bohemia de Buenos Aires y El sexo de Dios en Ediciones Patagonia/Poesía

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Sole, un abrazo! Yo estuve aquel dia en Comodoro cuando presentaste Azzabache. Veo que estás haciendo un hermoso camino en la literatura, sin duda estás marcando la diferencia.
Cecilia Maldini

maría silvina dijo...

Tanto tiempo soledad,siempre es necesario volver a tus palabras que hacia rato no leia pues estoy en chile y es complicado transportar los libros de tantos poetas que a uno le gustan. Te mando un abrazo enorme y ojala nos podamos ver pronto.
Panchi